Cómo ser mujer trabajadora en un mundo de hombres

Fata muy poco para que se celebre el día de la mujer trabajadora y en Bezzia, queremos invitarte a que reflexiones con nosotros sobre tu situación actual, y en definitiva, de la de millones de mujeres que intentan abrirse paso en un escenario complejo, donde aún no tenemos las mismas oportunidades que los hombres.

A pesar de que llevamos años formando parte de esas esferas antes con clara presencia masculina, aspectos como la brecha salarial y el problema de la conciliación lejos de ser realidades, siguen siendo un problema. Todo ello nos obligan muchas veces a avanzar por nuestro ciclo vital con cierta dificultad, planteándonos aspectos como por ejemplo, el ser madre o no, el tener un segundo hijo o si merece la pena ascender en nuestros trabajos sabiendo que en muchos casos, los altos cargos tienen nombre masculino. Te invitamos a reflexionar sobre ello.

La mujer trabajadora en el siglo XXI

Los tiempos han cambiado, lo sabemos. Nuestra capacidad de decisión, nuestros recursos personales y nuestra determinación por alcanzar esos sueños que tenemos en mente, distan mucho de los que por ejemplo, tenían nuestras abuelas, orientadas y educadas casi siempre para el ámbito familiar y el cuidado de los niños.

  • El siglo XXI nos ha traído más oportunidades, una mejor formación, el acceso a las tecnologías  e incluso una aceptación social más bien vista a aspectos como, por ejemplo, ser madres solteras. A día de hoy, son varios los nombres femeninos que alcanzan la cúspide en la política, la ciencia, la medicina…
  • Ahora bien, en ocasiones el problema reside precisamente ahí, en pensar “que ya lo hemos conseguido todo” cuando en realidad, nuestra batalla personal no ha hecho más que empezar.

La mujer trabajadora sigue necesitando el apoyo de sus padres

En gran parte de los casos, tras una mujer trabajadora se hallan unos padres que ayudan en todas esas largas jornadas que las obligan a estar fuera la mayor parte del día.

La conciliación “familia-trabajo” está muy lejos de haberse conseguido, las políticas sociales siguen descuidando el esencial aspecto de la crianza de unos niños y hace, en muchos casos, que incluso la mujer llegue a plantearse el no ser madre. En ocasiones por propia decisión o simplemente, al ver que su carrera laboral no le permite ver “el momento” adecuado para serlo.

El componente subjetivo que persigue a toda mujer trabajadora

  • Seguro que tú misma lo habrás visto o incluso vivido: se ve como lógico que una mujer deje el trabajo para cuidar a sus hijos. En cambio, que lo haga un hombre es como si no estuviera cumpliendo su misión como proveedor económico.
  • Además, también tenemos una concepción algo machista sobre la renuneración de la mujer: lo que ellas cobran es “un complemento” mientras que lo que aporta el marido es lo esencial para el mantenimiento del hogar. Algo, que en muchos casos ya no se cumple, a pesar de que esa visión sigue estando “muy presente”.

El problema de la brecha salarial

  • Es imposible hablar de la mujer trabajadora del siglo XXI, sin hablar de esa batalla que nos falta por alcanzar: la igualdad salarial.
  • Te podemos indicar, y solo a modo de ejemplo, que según datos estadísticos de las CCOO (Comisiones obreras)  a raíz de una “Encuesta Anual de Estructura Salarial” publicada en 2013, las mujeres siguen cobrando menos que los hombres: cerca de un 22,9% menos de media. Algo en lo que reflexionar, no hay duda.

Cómo abrirnos paso en un mundo de hombres

Tienes derecho a luchar por tus sueños

A lo largo de tu vida te has encontrado muchas puertas cerradas e incluso con comentarios que lejos de darte ánimos y fortaleza, buscaban ante todo que te conformaras con menos

  • Lo primer es saber y tener muy claro qué es lo que deseas en cada momento, y hacer lo imposible por alcanzarlo.
  • Es muy posible que en un momento dado tus prioridades cambien. En algún punto de tu vida, desearás o deseaste ser madre, y ello no debe poner muro a alguno a tu decisión, vive el momento.
  • A media que tus hijos vayan teniendo autonomía, no dudes en seguir adelante haciendo uso de nuevas estrategias que te permitan armonizar las dos esferas, la personal y la laboral.

La mujer tiene mucho que aportar a los escenarios laborales actuales

Los tiempos cambian y con ellos, la filosofía de las organizaciones, empresas y entidades. El tipo de liderazgo varía, así como la estructura. Para que una empresa prospere debe invertir en aspectos como la horizontalidad en los departamentos para permitir la cooperación, así como un enfoque de dirección basado en la Inteligencia Emocional.

  • Las mujeres en los puestos de responsabilidad tienden a armonizar mejor las tareas, así como el trato con el personal. Es más intuitiva, empática, sabe aplicar el pensamiento creativo y el razonamiento lateral para aportar al contexto laboral muchos beneficios.
  • Para que todo ello se consiga, es necesario que exista una política de igualdad. Solo a modo de ejemplo, en Noruega, la igualdad en el trabajo y en el salario se ha implantado mediante una estricta legislación. Y no hablemos ya de conciliación, en este país cada niño recibe cada mes cerca de 100 euros como complemento hasta que tenga 18 años.

Las bajas por maternidad y paternidad son más extensas y los padres, cobran el salario íntegro. Realidades que envidiamos y que esperemos sin duda que se apliquen en muchos más países.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.