Cómo hacer un buen masaje reductor paso a paso

Cómo adelgazar barriga

El masaje reductor es una de las bases para poder perder barriga. Tan solo hace falta tener un poco de paciencia y ser constantes, ya que lo podremos realizar cómodamente en nuestra casa. Si a este paso lo complementamos con una dieta saludable y un poco de ejercicio cada día, obtendremos unos resultados más que fantásticos.

El masaje reductor cuenta con numerosos beneficios. Entre ellos está la mejora de la circulación, en el lugar que se estimula, así como la relajación de los músculos y la liberación del estrés. Sabiendo esto, ya se hace más que apetecible. Así que no te pierdas las demás ventajas y el paso a paso para poder realizarlo sin complicaciones.

¿Cuáles son los beneficios de un masaje reductor?

Claro está que los resultados serán los mejores beneficios. Se trata de ir perdiendo esa grasa acumulada, sobre todo en zonas como la barriga. Gracias a estos masajes y a ir tratando la piel, conseguiremos activar la zona y eliminar más líquido que son retenidos por el cuerpo. A consecuencia de ello, también se puede eliminar la celulitis y activar una mejora de la circulación. Si nos centramos en la zona de la barriga o vientre y caderas, también se mejora el tránsito estomacal.

¿Quienes pueden hacer un masaje reductor?

En principio cualquier persona con un estado de salud bueno, podrá hacerse este tipo de masajes. Claro está, que no son aconsejables para las mujeres que están embarazadas. También deben de evitarlos las personas que tengan cualquier tipo de problema en la zona de los riñones o en el estómago. Como ocurre con muchas de estas prácticas, si tienes la tensión alta, es mejor que lo consultes con tu médico. Recuerda que los mejores momentos para realizarlo será justo al despertar o antes de acostarse, cuando el estómago está mas vacío.

Masaje reductor en barriga

Masajes paso a paso

Después de saber un poco más sobre los beneficios de estos masajes y quien puede realizarlos, pasamos al cómo hacer un masaje propiamente dicho.

  1. Primero nos tumbamos boca arriba, donde estés más cómoda.
  2. Con las yemas de los dedos iniciaremos el masaje por la zona del vientre. Puedes aplicar un poco de crema hidratante para que los movimientos sean más fluidos.
  3. Haremos una pequeña presión, pero sin que llegue a molestar, y comenzamos con el masaje. Lo daremos en el orden de las agujas del reloj.
  4. Comenzaremos muy suave por toda la zona e iremos apretando poco a poco. Relajamos unos segundos y repetimos.
  5. Puedes intercarlar pequeñas presiones con los nudillos. Evita pellizcar la piel.
  6. Para la zona de las caderas, estiramos las manos y subiremos y bajaremos por este lugar. De nuevo, haciendo esa pequeña presión.
  7. Llevaremos una respiración relajada durante el proceso. El masaje puede durar unos 20 minutos y haremos dos sesiones cada día.

Aceites para masaje

Para un efecto mayor, puedes ayudarte de los aceites. En un vaso de aceite de oliva, echa el zumo de medio limón y unas gotas de aceite de romero. Mezcla bien y ya tendrás una crema perfecta para tus masajes. Por otro lado, también puedes ayudarte del aceite de eucalipto que te dejará una agradable sensación de bienestar y frescura.

Claro está que, como bien decíamos al comienzo, no es nada milagroso. Tan solo requiere un poco de paciencia y tiene que ser combinado con una dieta. Tan solo, tomar comidas bajas en grasa, beber mucha agua y aumentar alimentos como las verduras y frutas. Dejaremos de lado los azúcares para pasarnos a los alimentos con más fibra. Con la unión de todo ello, conseguiremos que estos masajes reductores obtengan la máxima eficacia. ¿Has probado esta técnica?. ¿Te ha resultado efectiva?.


Categorías

Adelgazar

Susana Godoy

Desde pequeña tenía claro que lo mío era ser profesora. De ahí que me haya licenciado en Filología Inglesa. Algo que se puede combinar a la... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *