Breve guía para aprender a meditar

Hoy día, con las prisas, el estrés y el cansancio diario es casi obligada tarea poder dedicar unos minutos a la meditación. Son muchos los beneficios de esta práctica tan antiquísima por lo que os recomendamos encarecidamente seguir este artículo al pie de la letra para obtener mejores resultados con su práctica. Pero antes de seguir con el paso a paso y los consejos generales sobre ello hemos de deciros que la meditación se consigue poco a poco. Los primeros días quizás no paséis del par de minutos meditando, pero poco a poco, y con la práctica, conseguiréis ir aumentando ese tiempo de manera gradual.

Inténtalo y notarás la diferencia del antes con el después, en lo que a tu estado mental se refiere.

Con esta guía aprenderás a meditar fácilmente

  1. Siéntate derecha en una posición cómoda. Para empezar te recomendamos que cojas una silla rígida, coloques tus pies rectos y colocando el suelo, las manos sobre las rodillas y la espalda y cabeza rectas.
  2. Disminuye o quita totalmente todos los estímulos que tengas a tu alrededor (televisor, ordenador, móvil, etc.).
  3. Para comenzar fija tu mirada en un punto en la pared… Respira profundamente unas 4 o 5 veces y a continuación cierra tus ojos sin ejercer presión, lentamente.
  4. Enfoca tu atención a lo que tus sentidos están percibiendo en ese momento. Ejemplos: la temperatura, los sonidos del exterior, tu respiración, etc.
  5. A continuación, intenta concentrarte en tus latidos. ¿Serás capaz de escuchar tus propios latidos del corazón? Quizás con el tiempo puedas, no te ofusques si este paso no lo consigues al principio, es normal.
  6. Concéntrate ahora únicamente en tu respiración, en llevarla acompasada y manteniendo un ritmo constante.
  7. Mantente relajada y experimenta ese momento tranquilo y feliz que estás viviendo.
  8. A continuación, deja que tus pensamientos fluyan libremente, no intentes apartarlos, aunque sean pensamientos malos, déjalos ir y venir por tu mente tantas veces quieras.
  9. Mientras sigues respirando, sé consciente de que estás tocando el suelo con los pies, que estás aquí y ahora, en el presente.
  10. Como últimos pasos, respira profundamente varias veces, y poco a poco ve abriendo tus ojos, muy lentamente.
  11. Aunque estés con los ojos ya abiertos, no te levantes de inmediato. Mantente sentada en la silla, con la misma posición y sintiendo el momento de paz que has vivido y estás sintiendo en ese preciso momento.
  12. Por último, alégrate por ese rato que has estado meditando, aunque hayan sidos pocos minutos, ¡ya es un logro! Como decíamos anteriormente, el tiempo de meditación irán incrementándose a medida que vayas poniendo en práctica esta técnica de relajación.

Al principio, mucha paciencia y constancia. Entrenar la mente no es tarea sencilla, pero también se puede hacer al igual que entrenamos el cuerpo.

 


Categorías

Bienestar, Salud

Estudiante de Psicología, monitora educacional y con múltiples aficiones. Una de mis pasiones es la escritura y otra es ver vídeos y leer de todo lo relacionado con la belleza, el maquillaje, tendencias, cosmética, etc... Así que este lugar es perfecto ya que puedo dar rienda suelta a lo que me gusta y mezclar ambas aficiones. Espero poder compartir con vosotros lo que conozco del tema y que seáis vosotros también los que me ayudéis a mí a seguir conociendo cosas sobre esta temática con vuestros comentarios. Gracias por leer Bezzia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.