Beneficios de la leche de almendras

En los últimos años el consumo de leches como la de avena, la de soja o la de coco está aumentando considerablemente. Además, tenemos la que está hecha con almendras, la cual contiene numerosos antioxidantes y minerales que te ayudarán a mantener un estado de salud excelente.

A continuación te voy a enumerar los múltiples beneficios que te aporta este tipo de leche.

Los beneficios de la leche de almendras

Te ayuda a perder peso

La leche de almendras tiene un alto contenido en fibra, por lo que protege el colon y, por si fuera poco, también te ayudará a adelgazar, ya que regula la absorción de los azúcares y el colesterol. Y, si hablamos de calorías, hay que decir que 100 gramos de leche de vaca tiene 42, mientras que la de almendras sólo tiene 25. ¡Casi la mitad! Así, es una muy buena opción si quieres tener un vientre plano en poco tiempo.

Reduce el colesterol

El colesterol es algo que forma parte del cuerpo humano, puesto que es una sustancia grasa localizada en la membrana celular. Se clasifican, como sabemos, en dos:

  • Colesterol HDL (o llamado también ”bueno”)
  • Colesterol LDL (o llamado también ”malo”)

Entre los dos, para estar sanos, tenemos que tener menos de 200mg/dL. Pero, ¿qué ocurre si lo tenemos más alto? Que nuestro cuerpo no funciona como debería: empezamos a tener problemas con el corazón, diabetes, entre otras.

Pues bien, la leche de almendras será tu mejor aliada. Si optas por tomarla a diario, verás como en el próximo análisis de sangre que te hagan, tendrás un valor de colesterol del bueno mucho mejor. Y, si esto te parece insuficiente, tu corazón también se sentirá agradecido.

Fácil de digerir

La leche de almendras ayuda a facilitar la digestión y a evitar que se te haga pesada. Yo, como intolerante a la lactosa, te la recomiendo. Notarás como disfrutas más de tus desayunos (o las meriendas).

Además, no te sentirás tan hinchada. Ah, y tengo otra buena noticia: podrás olvidarte para siempre de las tan terribles molestias en el estómago causadas por el azúcar de la leche de vaca, la lactosa.

Alto nivel de potasio

Al ser rica en potasio, es perfecta para combatir y tratar enfermedades del estómago, como la diarrea o los vómitos. La ingesta de leche de almendras ayuda a recuperar los niveles de este importante mineral, haciendo que te vayas sintiendo mejor.

Además, si eres propenso/a a tener gastritis, gastroenteritis u otras enfermedades del tracto digestivo, has de saber que notarás una mejoría reconocible si te animas a consumir esta leche.

Eficaz como analgésico

Sí, sí, no nos hemos vuelto locos. Las almendras tienen salicilatos, los cuales reducen la inflamación y evitan que sientas dolor. Así, si llevas una temporada que no terminas de sentirte bien, esta leche se puede convertir en tu ”enfermera” particular.

Rica en vitaminas

La leche de almendras es una fuente excelente de vitaminas, que son:

  • Vitamina B12: fortalece el desarrollo de uñas y pelo, y además mantiene la piel hidratada.
  • Vitamina A: es esencial para evitar tener problemas de visión, previene enfermedades infecciosas, y también el envejecimiento.
  • Vitamina E: es antioxidante, lo cual quiere decir que combate el efecto en el cuerpo de los radicales libres. Estas moléculas dañan a las células, acelerando el envejecimiento.

Fuente de calcio, hierro y potasio 

  • Calcio: desde niños/as nos dicen que necesitamos calcio para tener unos huesos fuertes y sanos. Y eso es bien cierto, pero… ¿sabías que la leche de almendras es muy rica en este mineral? Concretamente, tiene 200mg por cada 100 gramos de almendras, lo cual supone un 20% de la cantidad diaria recomendada.
  • Hierro: el hierro es un mineral que desempeña un papel importante en el suministro de oxígeno, pero además nos ayuda a prevenir enfermedades. Por cada 100 gramos de leche, ingerirás 5mg de este mineral tan necesario para tener una vida sana.
  • Potasio: te cuida el corazón, controla la hipertensión… ¿Se puede pedir más? Sí claro. De hecho, gracias a este mineral los músculos se contraen como deben, por lo que una falta de él… nos haría sentirnos realmente mal. Y, ¿cuántos mg hay en 100 gramos de leche hecha con almendras? Pues la nada despreciable cantidad de 200 mg.

Alta en Omega 6

Y, ¿qué es la Omega 6? Un ácido graso que regula la presión arterial y la respuesta inflamatoria. Así, podrás mantener tu corazón sano, algo que sin duda es de agradecer.

Combínala con lo que más te guste 

Como ves, la leche de almendras tiene múltiples beneficios para tu salud y para tu cuerpo. Pero… ¿qué pasa si no te acaba de gustar? No hay problema. Es completamente normal que, después de toda una vida bebiendo leche de origen animal notes un sabor ‘raro’ en tu boca. Por propia experiencia te puedo decir que esa sensación la sentirás durante un corto periodo de tiempo, hasta que finalmente te acostumbres. Después, apenas se nota.

Pero, como se trata de una leche puedes preparar cafés con ella, o incluso infusiones. Sólo hay que ir probando diferentes combinaciones para dar con el sabor que más nos guste.

Y si hablamos del precio… Bueno, es más alto que el de la leche de vaca, no te vamos a engañar. Un bote de 1 litro de leche de almendras natural y ecológica te puede costar alrededor de 2 euros. Sin embargo, es preferible gastarse el dinero en una buena alimentación que en médicos, ¿no crees?

Cómo hacer leche de almendras

Aún así…, no voy a acabar este artículo sin antes decirte cómo puedes hacer tu propia leche, desde casa. Toma nota:

Antes de preparar lo que promete ser una deliciosa leche de almendras casera, hay que coger las cosas que se van a utilizar para elaborarla, que son solamente dos: un colador y un recipiente que rellenarás con la leche. Y paciencia.

Seguro que tienes muchas ganas de probarla, pero… ya se sabe que las ”cosas de palacio van despacio”. Míralo por el lado bueno: sólo tendrás que esperar 12 horas para endulzar tus mañanas naturalmente.

Y ahora sí, coge papel y bolígrafo que te voy a contar cómo se hace la mejor leche de almendras casera.

Ingredientes 

  • 1 vaso de almendras crudas
  • 3 tazas de agua (750 ml)
  • Opcional: Aromatizantes (canela, vainilla,… lo que prefieras)

Paso a paso

  1. Deja las almendras en remojo con agua durante una noche.
  2. A la mañana siguiente, tira el agua y límpialas varias veces.
  3. A continuación, introdúcelas en una licuadora.
  4. Vierte las tres tazas de agua.
  5. Bátelo todo bien durante unos minutos, hasta que no queden restos de almendras.
  6. Finalmente, sólo te quedará colarla (preferentemente con un colador de tela), y añádele el aromatizante.

Y listo.

Si te encanta el sabor de estos saludables frutos secos, puedes añadirle más gramos, pero tienes que tener en cuenta que también tendrás que echarle algo más de agua.

Ahora podrás degustar tu propia leche de almendras y aprovecharte de sus múltiples beneficios, sin salir de casa.


Categorías

Salud

Siempre he querido ser escritora y poder ayudar con mis escritos a los demás. La oportunidad de hacerlo cada día es un sueño hecho realidad. Un sueño que estoy encantada de compartir contigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.