Beneficios de añadir algas a tus recetas

       Las algas son una buena opción de alimentos para cambiar y transformar nuestros platos, se están introduciendo en nuestra cocina y son una opción muy llamativa a la par que saludable. Son ricas en vitaminas y minerales, incluso podrían prevenir algunos tipos de cáncer si se aumenta su consumo, por esta razón, os contamos más cosas sobre las algas.

 

Las algas las relacionamos directamente con el mar, el sabor salado y fuerte, sin embargo, no tienen que ser así, las algas proporcionan grandes beneficios para nuestra salud. Se pueden introducir muy fácilmente en nuestras recetas de la forma más sencilla, además, ayudarás a combatir cierto tipo de enfermedades.

Son un tipo de alimento muy nutritivo, ayudan al crecimiento del organismo y mejoran el desarrollo. Además, son ricos en minerales, vitaminas, proteínas, fibra, clorofila y animoácidos. 

Propiedades nutricionales de las algas

En general las algas, no importa el tipo que se consuma, proporciona ciertos nutrientes generales para el cuerpo humano. Cuentan con una capacidad antioxidante que depende de varios factores, es decir, según se hayan desarrollado en el mar. Los antioxidantes que destacan son: carotenoides como la luteína, flavonoides cono las catequinas, ácidos fenólicos como los taninos y vitaminas como son la C y la E. 

Además, contienen fibra que dependiendo de la variedad pueden cubrir un 8% de la cantidad diaria recomendada. Las algas Nori y Wakame, muy comunes de encontrar, ayudan a prevenir la absorción del colesterol, además, reducen los niveles del colesterol en sangre especialmente del colesterol malo.

Según algunas investigaciones, aseguran que las algas pueden aumentar la efectividad de los agentes de la quimioterapia, ayudando a que las células cancerosas desaparezcan del organismo. Además, son útiles para prevenir el cáncer de mama. 

A continuación, os contamos cuáles son las vitaminas y los minerales que contienen las algas.

Vitaminas de las algas

  • Vitamina A: alga Dulse y Nori.
  • Vitamina B2: Dulse, Nori, Kelp.
  • Vitamina B5: alga Wakame.
  • Vitamina B9: en todas las algas.
  • Vitamina C: Nori y Dulse.
  • Vitamina K: en todas las algas excepto en la Nori.

  • Cobre: Dulse, Nori, Wakame, Kombu, Kelp.
  • Hierro: Kombu, Wakame, Kelp, Nori.
  • Manganeso: Kelp, Kombu, Wakame.
  • Calcio: Kelp, Kombu, Wakame.
  • Fósforo: Wakame.
  • Zinc: Dulse, Nori, Kombu, Kelp.

Beneficios notables de las algas para el organismo

Las algas contienen yodo, provienen del mar, este es un componente que ayuda a regular las hormonas tiroideas, éstas se encargan de que el cuerpo se desarrolle correctamente y el metabolismo funcione a la perfección.

Una dieta rica en fibra ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares, controla la aparición de la diabetes tipo 2 y ayuda a reducir el colesterol en sangre, así como la hipertensión. Como comentábamos las algas cuentan con unas propiedades biológicas interesantes para luchar contra los tumores ya que ayudan al sistema inmune del cuerpo.

Por otro lado, son antiinflamatorias, antivirales y anticoagulantes, tres características que reúnen en tan sólo un bocado. Tras muchos estudios se ha demostrado que las poblaciones que incluyen diariamente el consumo de este alimento, tienen menos probabilidades de padecer cáncer en comparación a las otras culturas que no suelen consumir algas tan de vez en cuando.

En España gracias a la “moda” de comer en restaurantes japoneses empezamos a comer más cantidades de algas diferentes, a conocer cómo cocinarlas, conseguirlas y consumirlas, sin embargo, no es suficiente, tenemos que obligarnos a probarlas. No defraudan a nadie, tienen un gusto muy especial y pueden quedar bien en diferentes tipos de platos.

Además, ayudan a mantener una buena salud, como comentábamos, ayudan a combatir y alejar la aparición de ciertas enfermedades, como la diabetes, la hipertensión, las enfermedades de corazón o tener el colesterol alto.

Las puedes encontrar hidratadas o deshidratadas, muchos supermercados cuentan con ellas en sus estantes, sin embargo, te aconsejamos que las busques en supermercados orientales ya que directamente proceden de los países de origen, tienen precios más asequibles, sabemos que son ricas porque los asiáticos las consumen y podemos pedir ayuda incluso en las mismas tiendas de cómo prepararlas. No hay nada como lanzarse a cocinar platos de otras culturas e improvisar. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *