Beneficio del drenaje linfático

Antes de hablar de los múltiples beneficios que nos aporta el realizarnos un drenaje linfático, vamos a hablar que es el sistema linfático.

Este sistema forma parte del sistema circulatorio y su principal función es la de producir y transportar la linfa, un liquido amarillo claro que proviene de la sangre, irriga los tejidos blandos y regresa al torrente sanguíneo. La linfa circula a través de los vasos capilares y llena los espacios que hay entre las células.

El drenaje linfático consiste en una serie de maniobras que mediante presiones en lugares determinados, imitan las contracciones de los músculos  de los vasos linfáticos. El drenaje linfático debe utilizarse dentro de un tratamiento acompañando a otros recursos terapéuticos.

Las cremas que se utilizan contienen sustancias activas que refuerzan la acción del masaje. El ambiente permite la relajación del paciente, obteniéndose así una buena relajación muscular y la consiguiente mejoría circulatoria.

Entre los beneficios que puedes obtener del drenaje linfático están:

  • Estimula el sistema inmunológico, logrando una mejor purificación del organismo que te evitará contraer diversas enfermedades.
  • Ayuda a mejorar y reforzar la circulación y mejorar los problemas circulatorios como la celulitis, las varices, los hematomas y las piernas cansadas.
  • Baja la hinchazón producida por la acumulación de líquidos por la falta de movimiento de los músculos (vida sedentaria).
  • Contribuye a mejorar diversos problemas de la piel como acné, rosácea, dermatitis perioral, eritemas, celulitis, etc.
  • Acelera el postoperatorio, ya que reduce los edemas postoperatorios y postraumáticos.
  • Alivia el estrés y la tensión muscular.
  • Es un tratamiento seguro, natural y no causa dolor.

Dra. Varda Pantyrer
M.N.86.371

www.saludymesoterapia.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *