Bartolinitis, qué es y cómo tratarla

Qué es la Bartolinitis

En el interior de la vagina se encuentran situadas unas glándulas llamadas glándulas de Bartolino. Concretamente entre las paredes vaginales y los labios mayores. Estas glándulas diminutas, se encargan de lubricar la vagina mediante una pequeña cantidad de líquido que segregan cuando se estimulan. Esta lubricación se produce cuando se mantienen relaciones sexuales y es lo que ayuda a que la penetración sea más ligera y satisfactoria.

Las glándulas de Bartolino están conectadas con la vagina a través de un conducto, que va desde el himen hasta los labios menores. En ocasiones, el orificio de salida de esa sustancia lubricante que segregan las glándulas de Bartolino, pueden obstruirse. Lo que provoca que se inflamen por la acumulación de líquido que no puede salir, pudiendo incluso llegar a infectarse.

Qué es la Bartolinitis

La Bartolinitis se produce como consecuencia de la obstrucción de las glándulas de Bartolino o glándulas vestibulares mayores. Esta afección afecta generalmente a mujeres, especialmente a jóvenes de entre 20 y 30 años y se estima que 2 de cada 100 mujeres lo sufre en algún momento de su vida. Cuando las glándulas se obstruyen, el líquido se acumula y puede llegar a infectarse.

Bartolinitis, qué es

Imagen: Centro de Atención Integral a la Mujer

Además de inflamación, puede aparecer mal olor producido por la acumulación de la sustancia que naturalmente segregan las glándulas de Bartolino. En la mayoría de los casos se trata de algo poco grave, que puede infectarse o no, pero es importante controlar otros síntomas que pueden ser una señal de alerta de algo más grave. La Bartolinitis puede confundirse con otro problema, como un tipo de tumor que se produce en las glándulas de Bartolino. Aunque es algo muy poco frecuente y suele afectar a mujeres mayores que han pasado la menopausia.

Para tener un diagnostico fiable, el ginecólogo tendrá en cuenta otros síntomas como fiebre, inflamación en los alrededores de la vagina y dolor en el lugar donde se encuentran situadas las glándulas de Bartolino. Si se da el caso en mujeres mayores de 40 años, lo más probable es que el ginecólogo solicite otras pruebas para descartar problemas más graves.

Tratamiento para la Bartolinitis

El tratamiento para la Bartolinitis dependerá en gran medida del tipo de infección y de las características de la propia paciente. En los casos más normales, el médico suele recomendar baños de asiento para que las glándulas se abran solas y el líquido pueda drenarse naturalmente. Estos baños deben durar entre 10 y 15 minutos y debes repetirlos unas 3 o 4 veces al día, hasta que desaparezca la inflamación. Si existe una infección y otras síntomas, es posible que sea necesario un tratamiento a base de antibióticos.

Aunque no es lo más frecuente, puede darse una infección severa que requiera de cirugía para eliminar la obstrucción. Incluso, es posible que el médico determine que lo más conveniente es extirpar las glándulas de Bartolino. En cualquier caso, si notas unos pequeños bultos en las paredes de la vagina, te molesta al mantener relaciones sexuales o aprecias mal olor y flujo extraño, acude rápidamente a la consulta de tu ginecólogo.

Medidas de prevención

Prevenir la Bartolinitis

Cualquier medida de prevención es fundamental cuando se trata de salud sexual. Las enfermedades de transmisión sexual como la clamidia o la gonorrea, pueden desencadenar la infección de las glándulas de Bartolino. Por lo que, utilizar siempre preservativo en tus relaciones sexuales, es la clave para evitar enfermedades que pueden resultar de mucha gravedad.

Por otra parte, mantener una correcta higiene es esencial para evitar infecciones y otros problemas. Utiliza siempre ropa interior de algodón y evita las prendas demasiado ceñidas. Las revisiones ginecológicas por otra parte, deben formar parte de tu vida, porque esta es la única forma real de controlar que todo se desarrolla correctamente. Aunque lo más normal es que se trate de un problema poco grave, los síntomas pueden resultar muy molestos y de alguna manera interferir en tu vida.

Si notas molestias vaginales, no dudes en acudir a tu ginecólogo lo antes posible. La detección temprana siempre es fundamental cuando se trata de la salud.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.