Baños integrados en el dormitorio, ¿si o no?

Baños integrados en el dormitorio

Los baños en suite o baños integrados en el dormitorio se asocian habitualmente a ambiente exclusivos; hoteles y viviendas de alto nivel fotografiados por los mejores para ocupar las páginas de las mejores revistas de decoración.  Pero, ¿es posible incorporarlos a nuestras viviendas?

La pregunta no es tanto si es posible como si es conveniente. Integrar un baño en el dormitorio proporciona estéticamente una sensación de exclusividad, sin embargo, a la hora de plantearnos apostar por esta opción en nuestros hogares son muchas las consideraciones previas que debemos tener en cuenta.

Consideraciones previas

¿Te has planteado integrar el baño en el dormitorio principal? ¿Qué te ha llevado a contemplar esta alternativa? Los baños integrados en el dormitorio son una opción muy atractiva, pero antes de tomar una decisión es necesario analizar tanto el uso que hacemos de la vivienda como nuestro ritmo de vida para saber como influirán los siguientes factores.

Baños en suite

  1. El ruido. Los tabiques aíslan el ruido entre una habitación y otra. La ausencia de ellos, por tanto, podría provocar molestias a primera hora de la mañana en el caso de que dos personas compartan el dormitorio principal y uno se levante antes que el otro. Tirar de la cadena o abrir el grifo de la ducha en un baño totalmente integrado podría alterar el sueño de la persona que sigue en la cama aun teniendo esta un sueño profundo. ¿Lo habías pensado?
  2. Los olores. Cuando el baño se integra totalmente en el dormitorio los olores que despide el inodoro pueden resultar muy desagradables. Es el motivo por que el generalmente encontraremos el inodoro en este tipo de baño aislado del resto del espacio, por al menos paredes de cristal.

Especialmente cuando se convive en pareja y se tiene un ritmo de vida acelerado, evitar estos inconvenientes se convierte en una necesidad. Por eso en estos casos un baño totalmente integrado no suele funcionar. Los inconvenientes no son tantos, sin embargo, cuando se vive solo, se está de vacaciones o se tienen horarios flexibles.

El tipo de integración

Hemos estado hablando hasta ahora de baños integrados en el dormitorios, pero no hay una única forma de llevar a cabo esta integración. La integración puede ser completa o parcial, englobando esta última opción numerosas alternativas. Tu decides si quieres el baño totalmente abierto al dormitorio o no.

Completa

Los baños integrados en la habitación de forma completa se convierten en una prolongación del mismo. Facilitan la creación de un ambiente diáfano y relajante muy propio de hoteles, viviendas vacacionales y casas de diseño urbanitas, pero tienen algunos inconvenientes.

Integración completa en el dormitorio

En este tipo de integración no existen tabiques que separen totalmente el dormitorio de la habitación, lo que puede afectar a la vida familiar debido a los ruidos y olores. Si suelen separarse, sin embargo, ligeramente los espacios. ¿Cómo? Apostando por un cabecero de obra o un muro a media altura con los lavabos encastrados como separación entre ambas zonas, utilizando listones de madera para dividir los diferentes ambientes o atreviéndote a colocar la ducha como elemento divisorio tras la cama.

Parcial

Aislar parcialmente el espacio de baño elimina parte de los inconvenientes que podemos encontrar en lo que se se encuentran totalmente abiertos al dormitorio. Las paredes de cristal se convierten en el mejor aliado de esta alternativa: independiza ambos espacios pero no rompe la continuidad visual entre ellos.

Baño parcialmente integrado

La idea es que parezca que el baño está integrado en el dormitorio, pero que tenga una separación que nos permita aislar parcialmente olores y ruidos.  Puedes apostar por toda una pared de cristal o crear un hueco en el tabique y colocar puertas de cristal en este. No tienes por que incluir todos los elementos del baño dentro de este cierre. Puedes dejar el lavabo fuera, como ocurre en la segunda imagen para crear una falsa continuidad entre los espacios. O únicamente aislar el inodoro.

¿Te convencen los baños integrados en el dormitorio? ¿O crees que no terminan de ser prácticos aun con una integración parcial con paredes de cristal? ¡Cuéntanos tu opinión!

 

 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.