Baby-led Weaning (BLW): todo lo que debes saber

Baby-led weaning

Todas las cosas cambian, se transforman y evolucionan para adaptarse a las nuevas costumbres de la sociedad. Algo que también afecta a la crianza de los hijos, a la educación o la forma de asignar los roles en casa. Hasta hace no muchos años todo estaba prestablecido según la tradición. La madre criaba a los hijos, los llenaba de amor y mimos que en muchos casos se transformaban en niños malcriados y poco respetuosos con las mujeres en general.

Para los padres la crianza de los hijos se limitaba a la autoridad, a la persona que imponía las normas, al que los niños temían como un ser superior, el que llevaba el dinero a la casa y poco más. Incluso, en cuanto a alimentación se refiere existían normas no escritas, adjudicadas por la tradición de madres a hijas. La lactancia duraba unos meses y se sustituía por purés y papillas, y punto. Afortunadamente, las cosas han cambiado mucho últimamente.

En qué consiste el Baby-led weaning

Queda mucho por hacer, qué duda cabe, pero hoy en día las familias se organizan de una forma más equitativa, al menos más que antes. También ha cambiado mucho la forma de alimentar a los bebés. Por una parte la lactancia materna es si cabe mejor valorada que nunca. Los expertos la recomiendan hasta el primer año de vida como mínimo, siendo muy recomendable continuar hasta al menos los dos años de vida.

Por otra parte, la alimentación complementaria ya tiene alternativas y aquellos purés donde todo se mezcla, los alimentos pierden su textura y se funden en un sabor indescriptible, han dejado paso a opciones más modernas. Y ahí es donde llegamos al Baby-led weaning, que para abreviar se utilizan las siglas BLW. Este término puede definirse como el destete dirigido por el bebé.

Aunque no consiste exactamente en un método para eliminar la lactancia, sino en una forma de introducir los alimentos de una forma más respetuosa para el bebé. En el BLW se introducen los alimentos enteros, sin triturar ni transformar para que el bebé pueda descubrirlo de una forma mucho más natural. De esta forma, es el propio bebé quién decide qué y cuánta cantidad de alimento tomar. Algo fundamental ya que en los triturados los bebés reciben más cantidad de alimento del que realmente necesitan o al menos, es más difícil determinar si han comido suficiente o en exceso.

Las claves del BLW

Existen ciertas claves fundamentales en el Baby led weaning y es que todos los bebés, así como todas las familias, no están completamente preparadas para ello. Por una parte el bebé debe cumplir ciertos hitos, por ejemplo, debe mantenerse sentado y erguido completamente y de forma natural. También debe tener una deglución normal, porque de lo contrario puede haber riesgo de atragantamiento.

En cuanto a la forma de ofrecer los alimentos también es muy importante cómo hacerlo. Teniendo en cuenta que el alimento se va a dar en su formato natural, primero hay que cocinarlo y servirlo de forma que resulte poco peligrosa. Por ejemplo, verduras como la zanahoria, las judías verdes, la patata, la batata o la calabaza son buenas opciones para empezar. Porque al hervirlas quedan dulces, son digestivas y se desmenuzan de forma que es muy difícil que pueda haber riesgo de atragantamiento.

Deja que el bebé analice el alimento, su primer instinto será tocarlo con las manos, machacarlo, llevárselo a la cara para ver cómo huele. Quizá pruebe un poco, lo más seguro es que sin éxito, pero se creará en él una curiosidad. La necesidad de volver a probar esa cosa tan diferente de la leche. Para que el bebé tenga más deseos de tomar los alimentos siéntalo contigo a la mesa, que vea lo que comen los mayores, quizá incluso quiera cogerte comida del plato. Si no es peligroso, deja que lo haga, esta es una parte esencial del BLW porque en su definición se permite que sea el bebé quién se inicia en la alimentación adulta.

Poco a poco el bebé irá probando más alimentos, tomará más cantidad y disfrutará de la variedad de alimentos. Mientras, disfruta del proceso y recuerda que la leche es el alimento principal durante el primer año. Por lo que no debes tener miedo sobre la cantidad de alimento que toma tu hijo siempre que la cantidad de leche que toma sea la adecuada.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.