Ayuda a tus hijos a que dejen de procrastinar

Madre hablando con su hija adolescente

Es fácil que los niños pierdan el tiempo cuando tienen responsabilidades que hacer. Es posible que prefieran hacer otras cosas como ver la televisión o jugar con sus juguetes. Lo que importa es que tus hijos aprendan qué procrastinar o tener el hábito de la dilación del tiempo, no les aportará nada bueno.

Si bien es cierto que procrastinar de vez en cuando, y teniendo pensado cómo hacer las cosas después no es algo malo, y de hecho es aconsejable si se sabe utilizar bien, también es verdad que abusar de la procrastinación puede hacer que tus hijos se conviertan en personas perezosas. Pero, ¿cómo puedes ayudar a tus hijos a que dejes de procrastinar?

Ten el control

Cuando tus hijos son pequeños tú tienes el control de su destino y de su tiempo, por eso, tendrás que hacerte cargo de ello para darle un buen ejemplo. Ayúdale a alcanzar sus metas, a que aprenda a organizarse, a que sepa qué es lo primero que debe hacer y qué debe dejar para después… Una vez que tenga esto aprendido podrás dejar de tener el control y permitir que tu hijo avance con autonomía, pero sabiendo que si te necesita, estará a su lado para ayudarle.

Divide y vencerás

Dividir grandes tareas que parecen estresantes en partes más pequeñas y manejables es una excelente manera de avanzar en una tarea que ha estado evitando. Lo que eso hace es ponerte en camino para progresar, y te hace darte cuenta de que puedes lograrlo.

Buen ejemplo para hijos adolescentes

Ponerlo en el calendario

Si tu hijo se encuentra continuamente posponiendo un proyecto, tendrás que enseñarle a que sea capaz de reservar tiempo para hacerlo realidad. Si realmente programa en su calendario sabrá que tiene que hacerlo y podrá organizar su tiempo.

Para que funcione es necesario ser estratégico a la hora de programar. Si tu hijo es más productivo por la mañana entonces las tareas que requieren atención deberán ser a esta hora.

Un compañero de responsabilidad

Podría ser un amigo, tú como padre o madre o un profesor particular. El punto consiste en encontrar a alguien en quien pueda apoyarse cuando se sienta atrapado. Esa persona podría ayudarle de dos maneras: podría hacer un seguimiento para asegurarse de haber hecho lo que dijo que iba a hacer y prestar atención para poder hablar de las cosas. Descomprimir y sacar las cosas de su pecho realmente puede hacer mucho para que se sienta mejor y volver a concentrarse en la tarea en cuestión.

Crea un sistema de recompensa

Si tu hijo tiene un sistema de recompensa quizá se sienta mucho más motivado para conseguir las metas que tiene en mente y deje de procrastinar el tiempo. La recompensa depende de lo que cuente como un regalo para tu hijo. Tal vez esté quiera tomar un descanso para mirar Instagram o salir a caminar. O podría tratarse de una manicura o entradas para el cine. Tienes que asegurarte de que sea algo especial y fuera de lo común…. Esto es clave para usar un sistema de recompensas y romper el ciclo de dilación.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.