Ayuda a tu hijo de 6 años a concentrarse en la tarea escolar

Los niños y niñas de 6 años se desconcentran con facilidad. Quieren estar jugando y moviéndose todo el tiempo, ¡y es normal! Pero también es verdad que en la escuela comienzan a tener mayores exigencias que requieren un mayor rendimiento por su parte. Hay niños que a esta edad conectan naturalmente con las taras escolares, pero la mayoría de los niños a esta edad tienen un período de atención relativamente corto.

La atención de tu hijo

Si tu hijo parece entender y retener el contenido de lo que está aprendiendo y también es capaz de reproducir las cosas que aprende en casa, estas son buenas señales. Existen algunas preguntas para hacerte y evaluar la capacidad de concentración de tu hijo son:

  • ¿Parece tener dificultades para seguir instrucciones (especialmente las que tienen varios pasos)?
  • ¿Te parece que le lleva mucho más tiempo para completar las tareas que otros niños de su edad ( los deberes en particular)?
  • ¿Pierde u olvida a menudo cosas necesarias para tareas importantes?

Si respondió has respeto que ‘sí’ a estas preguntas, es posible que tu hijo tenga síntomas de TDAH o quizá no, pero necesite igualmente ser visto por un psicopedagogo o psicólogo educativo para que le evalúe. Si no, o si no estás seguro, está bien esperar. Todavía es joven y puede madurar con el tiempo en cuanto a su concentración. Sin embargo, si estos síntomas no disminuyen o aumentan en gravedad con el tiempo, entonces es recomendable ver a un profesional.

Qué puedes hacer

Tendrás que comenzar por asegurarte de que no hay distracciones cuando tu hijo está haciendo los deberes escolares. Si no puede ver o escuchar las cosas que le son más interesantes, se reduce la probabilidad de distracción. A continuación, intenta dividir las tareas en pequeños pasos para que pueda aprender a completar una cosa antes de comenzar a pensar en otras.

Además de esto, puede necesitar descansos frecuentes para mantener su concentración cuando trabaja en tareas escolares en particular. Para algunos niños, esto puede significar trabajar por períodos tan cortos como cinco minutos antes de tomar 2 o 3 minutos para levantarse y estirarse, jugar un juego rápido (pero bajo en la escala de estimulación) contigo y luego volver al trabajo.

Para un niño de esta edad, es buena idea comenzar con trabajar durante 10 minutos y parar durante 5 minutos y luego ajustar desde allí dependiendo de las características del pequeño. Puede ser útil usar un temporizador en la mesa mientras hace esto para que pueda ver cuánto tiempo necesita para mantenerse concentrado antes de su descanso.

Finalmente, está bien ofrecer recompensas pequeñas e ir incrementando a los niños por hacer su tarea dentro de un marco de tiempo razonable.  Por ejemplo, si se mantiene concentrado durante diez minutos, recibe una pegatina en su calendario: cuando recibe diez, obtiene… (¡tú eliges!).

No le presiones

Es imprescindible que no presiones a tu hijo para que haga las tareas escolares porque de otro modo tendrá aversión a cualquier aspecto académico. Para que los niños avancen debe hacerse desde la motivación intrínseca.


Categorías

Educar hijos, Madres

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.