Atrévete… ¡Sal de tu zona de confort!

bezzia (Copy)

¿Cuándo fue la última vez que te atreviste a dar el primer paso? ¿Por qué no sales de esa zona de confort en la que te sientes segura pero en la que “nunca pasa nada”? Lo sabemos, en ocasiones no es fácil. Todas tenemos nuestras limitaciones, nuestros miedos, nuestras inseguridades.

No obstante, si a día de hoy hay algo que llena tus ilusiones y que no te atreves a probar, o a iniciar, te invitamos a leer este artículo. Hay algo importante que debes tener muy en cuenta sobre tu crecimiento personal y en general, sobre tu autoestima. Una vida no se mide por los años o por la edad que tengamos. Si no por las experiencias, por los aprendizajes vividos, sean buenos o malos. ¿No te atreves quizá a dar el primer paso ante ese chico que te gusta? ¿No te sientes del todo segura? Tranquila, te damos unos pequeños consejos.

¡Sal de la zona de confort!

sin pareja bezzia (4)

La zona de confort es una plácida burbuja. Ahí está lo que somos, lo que tenemos cada día. Todo es predecible y no hay riesgos. Nadie puede ponerse a prueba ni adquirir experiencia si no pone un paso más allá del límite de esa barrera que nos autoprotege.

A la hora de hablar de zona de confort hay mucha gente que no puede evitar visualizar el típico hogar donde una persona sigue unida a ese vínculo familiar. No obstante, la zona de confort va más allá de la sobreprotección materna o paterna, en ocasiones, somos nosotros mismos quienes a pesar de ser independientes, seguimos protegiéndonos del mundo.

1. ¿Por qué lo hacemos? ¿Por qué seguimos en el interior de la zona de confort?

  • Por miedo a equivocarnos.
  • Por temor a que nos hagan daño, a sufrir.
  • Porque nos encontramos cómodos en la cotidianidad del día a día y no deseamos cambiar.
  • Porque en ocasiones, salir de la zona de confort supone un riesgo, y para las personas que sienten necesidad de tener su vida bajo control, ello, es un peligro. Los destabiliza.
  • Por simple indecisión.
  • Por modelos educativos. En ocasiones nos inculcan la idea de ser prudentes y dejarnos llevar por esa rutina donde no hay riesgos y todo es predecible.

2. ¿Qué hay más allá de la zona de confort?

Hay que tener en cuenta también que la zona de confort no es solo un espacio que nos aporta seguridad y donde todo permanece estable. Es también esa dimensión donde nosotros mismos, seguimos siendo los de siempre, donde lo conocemos todo, y somos, por así decirlo, autopredecibles.

Arriesgarnos, poner un paso más allá de esa zona de seguridad nos va a aportar todas estas dimensiones:

  • El ponernos a prueba a nosotros mismos para conocernos mejor.
  • Darnos mayores estrategias de superación, de resolución de problemas.
  • Adquirimos mayores competencias emocionales. Aprendemos a gestionar el miedo, la inseguridad, el temor a la incertidumbre.
  • Abrimos nuevas perspectivas mentales, personales, y alimentamos nuestra curiosidad. Nuestro crecimiento personal.
  • Nos damos mayores oportunidades para conocer gente, y enriquecernos con una mayor red social.
  • Salir de la rutina, es además algo bueno para nuestra salud.

La vida está más allá de la linea del miedo

pareja bezzia manipulacion

1. Cruzar la barrera de los miedos

Quien tiene miedo a la vida, teme a vivir a experimentar, a amar y a crecer como persona. Ahora bien, el miedo, como emoción instintiva del ser humano cumple una función básica que es la de ayudarnos a sobrevivir y a evitar riesgos. ¿Qué significa esto?

Que a la hora de cruzar esa zona de confort, hemos de hacerlo con cabeza y equilibrio. Debemos proteger nuestra autoestima e integridad por encima de todo, es decir, no se trata de lanzarnos al vacío, sino de dar un salto con paracaídas y cinturón de seguridad.

Si yo salgo de mi zona de confort es porque sé lo que necesito. Y desde luego, en ocasiones hay que dar grandes saltos de valor y ser valientes, arriesgarnos. ¿Qué pierdes por invitar a salir a ese compañero de trabajo que tanto te gusta? Lo peor que puede pasar es que nos digan que no, pero tampoco será tan grave y el riesgo merece la pena. ¿Y si nos dice que sí?

Ahora bien, pedir una cita no es lo mismo que declararle nuestro amor de buenas a primeras. Cada cosa lleva su paso y hay que ser prudentes, cautas y saber protegernos. Tampoco vamos a dejar nuestro trabajo o nuestra casa sin tener muy claro aún lo que queremos hacer, o cómo es el cambio que necesitamos.

Salir de la zona de confort requiere valentía para dejar a un lado los miedos, pero debemos tener muy claro por qué luchamos o por quién vamos a dejar nuestros miedos o vergüenzas para dar el primer paso.

Ten muy en cuenta también que la vida discurre muy deprisa, y que en ocasiones pasan ante nosotros grandes oportunidades que posiblemente, no vuelvan a repetirse. Así que estate atenta, mira a tu alrededor, mantén una buena apertura emocional y mental y sé positiva.

La vida siempre trae cosas buenas a quien sabe esperar y a quien tiene coraje para cruzar la linea, para luchar por aquello que sueña o desea. No dejes que sean otros los que te cuenten lo felices que son por lo que han logrado. ¡Sal de tu zona de confort hoy mismo! Aunque te cueste, aunque creas que no vas a ser capaz. La felicidad está al otro lado del miedo.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *