Aspectos a los que no debes renunciar en tu relación de pareja

“En el amor todo vale”, “cualquier esfuerzo o sacrificio por nuestra pareja merece la pena”. Si eres de las que suele creer estas afirmaciones tan comunes, caes en un error. En las relaciones de pareja no todo es permisible ni todo puede ser justificable. Debemos recordar ante todo que una relación sana se debe basarse ante todo en el enriquecimiento, la libertad y el respeto. Desde el momento en que empezamos a renunciar, empezamos a perder.

No debemos dejar las llaves de nuestro crecimiento y nuestra felicidad en el bolsillo de nuestra pareja. Es esencial que el compromiso esté basado en la confianza mutua, ahí donde podamos seguir manteniendo nuestra identidad, nuestras costumbres, amistades y necesidades. Esas que nos permiten disfrutar de quienes somos, con nuestro autoconcepto y autoestima. Existen pues unas dimensiones básicas a las que no debes renunciar. Te las explicamos a continuación.

5 cosas a las que no debes renunciar en tu relación de pareja

1. El derecho a decidir por ti misma

Escucha siempre la voz de la persona que amas, pero no dejes nunca de atender tu voz interior. Mantener una relación de pareja óptima y estable requiere, como ya sabes, el negociar casi cada día. El llegar a acuerdos. Está claro que en más de una ocasión renunciaremos algo, es algo habitual, pero no permitas que en ningún momento silencien tu opinión o tu elección.

Tenemos derecho a decidir y a poner voz a nuestros pensamientos, al igual que tenemos también el deber de escuchar al otro para poder establecer una comunicación óptima y efectiva. En ocasiones hay perfiles de personalidad que no aceptan demasiado bien opiniones alternativas o críticas, personas que no ven bien que sus parejas dispongan de voz propia. Evita que esto ocurra, decide siempre por ti misma. Es un valor y una necesidad que nunca debemos perder.

2. La necesidad de ser entendidas

No hay nada más especial que el ser entendidas por nuestra pareja y entender también a la persona que queremos. Esto nos permite tener una unión única, una complicidad adecuada con la que reforzar nuestra relación. Para poder entender a alguien debemos saber escuchar, saber entender y comprender. Y obviamente, ésto, es lo mismo que esperamos de nuestras parejas.

Cabe señalar que es un aspecto del que se suelen quejar muchas parejas: “Mi novio no me entiende”, “mi mujer no entiende lo que le digo”… son expresiones comunes donde aparece ese claro problema de comunicación y comprensión. Pero hay algo que debe quedar claro, para entender se necesita no solo saber escuchar, sino también tener voluntad y preocuparnos por el otro.

3. Derecho a ser feliz

Todas las personas tenemos el derecho a encontrar la felicidad en aquellas cosas que nos hagan sentir bien. El querer a alguien y el sentirnos amadas es sin duda un pilar fundamental, pero luego, están también esos aspectos fundamentales a los que no debemos quitarles importancia. El disponer por ejemplo de nuestro propio espacio personal, ahí donde poder seguir creciendo personal y profesionalmente. Disponer de tu trabajo, de tu círculo de amigos, de esa independencia que no debe estar reñida en absoluto con mantener una relación de pareja.

La felicidad se construye día a día y en las pequeñas cosas. Una salida al cine con las amigas, proyectar un viaje, comprarnos un libro, cenar con los compañeros del trabajo… son dimensiones cotidianas a las que no tenemos por qué renunciar. Si cosas tan simples como éstas no son bien recibidas por nuestra pareja, será un problema a tener en cuenta. Es necesario que vivamos una vida que nos permita sonreír cada día.

4. Tu tranquilidad y tu paz interior

Puede que, así de pronto este enunciado te parezca algo trascendental. Pero en ocasiones podemos mantener un tipo de relación con altos costes emocionales, por ejemplo. Relaciones en las que recibimos más sufrimiento que tranquilidad. Amores tóxicos donde debemos estar demostrando continuamente nuestro amor y nuestra confianza hacia el otro. Relaciones donde la desconfianza nos hace sufrir, donde intuimos que no somos amadas como deseamos… todo ello nos aboca en un estado de ansiedad y preocupación que en ocasiones, no vale la pena mantener.

Debemos mantener el equilibrio, aspirar a una relación estable que además de felicidad, nos aporte tranquilidad y seguridad. No renuncies pues a estos aspectos imprescindibles.

5. No renuncies a ninguna de tus relaciones sociales

En el momento en que tu pareja, no acepta o incluso te prohíbe que veas a alguna de tus amistades, compañeros o esas personas que son importantes para ti dentro de tu círculo social, te están aislando del mundo. Te están relegando a un círculo cerrado donde más tarde o más temprano acabarás asfixiándote. Querer no es poseer ni dominar. El amor es también saber ofrecer libertad, porque bajo ella se nutre siempre la confianza.

Nada ni nadie debe interferir entre todas aquellas personas que son importantes para ti: amigos o familiares. Porque forman parte de tu identidad y de lo que eres. Son ellas también quien nos permiten mantener nuestra autoestima, nuestra identidad. No renuncies pues a quienes amas por tu pareja, porque tarde o temprano será un coste demasiado alto que no te traerá otra cosa más que frustración e infelicidad.

Para concluir, recuerda siempre que mantener una relación de pareja siempre exige esfuerzos y puede que alguna renuncia. Pero existen dimensiones básicas de las que no debemos desprendernos, en especial aquellas que forman parte de lo que somos y que construyen nuestro bienestar emocional. Querer a alguien es sumar en todos los aspectos, nunca restar. Las relaciones no se basan en la obediencia, sino en el cariño y el respeto.

 

 



Soy psicóloga y escritora, me gusta hilar el conocimiento con el arte y las múltiples posibilidades de la imaginación; me inicié en los estudios sobre el comportamiento humano por mi necesidad de ahondar en esa eterna necesidad por saber y comprender, por descubrir qué motiva lo que somos y qué misterios nos encierran. La búsqueda nunca tiene fin… Mi vida no sería la misma sin la escritura, me define y me motiva: dispongo de premios literarios y de varios libros publicados: “Los lobos de Serieva”, “El cuaderno azul de El Cairo” y una obra para el público juvenil, “Hada Oscura”. Colaboro en varios blogs en los que disfruto aportando ideas y aprendiendo a su vez de las personas, espacios como “La mente es maravillosa” o “Mejor con salud”, me permiten seguir en este apasionante camino por entender lo que somos, es una aventura que sin duda, no encontrará final en esta puerta siempre entornada por las dudas y los misterios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.