Aprende sobre el ayuno intermitente

6141987683_dcefbe67ab_b

 

El ayuno intermitente es poco conocido entre las personas pero realmente se ha practica durante siglos y siglos por varias razones, una de ellas, es por las creencias religiosas que utilizaban esta práctica como terapia medicinal, la segunda de ella, era simplemente por falta de alimento. Hoy en día, se conoce estea ayuno como ‘intermittent fasting’ o ayuno intermitente. Ha ganado poco a poco entre los más entusiastas del fitness pero también en la población en general.

El ayuno intermitente consiste básicamente en alternar los periódos en los que uno come de manera normal y habitual en su vida diaria a otros días en los que la ingesta calórica es prácticamente nula o muy restringida. Se limita a tomar líquidos con muy pocas calorías, como son los cafés, tés o infusiones digestivas.

El ayuno intermitente y sus beneficios

  • Con esta práctica puedes bajar los niveles de azúcar e insulina en sangre. Durante ese día, con menos cantidad de azúcar el cuerpo recibe los mismos efectos y está lleno de la misma energía.
  • Ayudas a quemar los ácidos grasos del organismo. Aumenta la producción de la hormona del crecimiento GH, adrenalina y glucagón, hormonas responsables de la combustión de las grasas.
  • Elimina la grasa sobrante del cuerpo y preservarás la musculatura.
  • Hacer este ayuno intermitente permite obtener los mismos resultados como si se tratara de una dieta más convencional.
  • Reduce la presión arterial, la inflamación, y el estrés. Contribuye además, a tener un metabolismo fuerte y más saludable.

8035659382_13a8d41cbd_b

Tipos de ayuno intermitente

Según el tipo de persona, de edad y actividad física es recomendable elegir un ayuno intermitente u otro. Los más conocidos son los siguientes.

  1. Ayuno intermitente largo: Durante un período de veinticuatro horas, uno o dos días a la semana no se debe ingerir nada. Esto no quiere decir no comer nada en todo el día, se parte de una comida y no se vuelve a comer hasta la próxima comida del próximo día. En ese tiempo de ayuno, tan sólo se permiten líquidos como café, té e infusiones.
  2. Ayuno intermitente corto: Consiste en reunir dentro de una franja en concreto todas las comidas. Por ejemplo, hacemos la primera comida del día a las 11 de la mañana y la última a las seis de la tarde. Esta opción permitirá trabajar el sistema digestivo durante un periódo de seis a ocho horas y se ayunaría el resto del día. Esta forma de ayuno se puede practicar todos los días de la semana. Como en el primer caso, en esas horas de no comer nada, tan sólo se permite tomar café, tés e infusiones.

Todas las personas pueden hacer este tipo de ayuno siempre que sea consciente de lo que hace. El cuerpo necesito alimento y no debemos negárselo cuando nos lo pide.


Un comentario

  1.   Maria Assunción dijo

    No sé se conseguiría hacer eso jajajajajaja! Pero creo que es bueno para el cuerpo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *