Aprende a cuidar tu zona íntima con los siguientes consejos

Sabemos que es una zona delicada y requiere de nuestra atención, te contamos las pautas y todo lo que tienes que tener en cuenta para cuidar tu zona íntima de forma natural y eficaz.

Seguramente hayas tenido alguna vez algún ‘problemilla’ en esa zona, es normal porque es una zona delicada y si no la mantenemos limpia y atendida puede que se altere sin desearlo.

Sabemos que tiene un pH diferente y que tiene que regularse por sí sola, sin embargo, nosotras podemos ayudarla a que esté mucho más ‘contenta’.

El flujo vaginal es rico en bacterias saludables que permiten atacar a los agentes patógenos, en embargo, en ocasiones se puede debilitar esa barrera natural y da lugar a infecciones o mal olor.

No debemos abusar de las duchas vaginales ni una higiene excesiva con jabones porque podrían ocasionar una alteración del pH y la flora de la zona, presta atención a nuestros consejos para que tu zona íntima esté cuidada y saludable.

Recomendaciones para el cuidado de nuestra zona íntima

Higiene íntima

Es primordial la higiene, pero no debemos obsesionarnos porque podríamos alterar el pH. Tenemos que seleccionar los productos neutros y de calidad para que la zona se mantenga equilibrada y limpia.

Debemos crear hábitos de higiene, usar jabones íntimos que neutralicen los malos olores y los fluidos siempre que respeten el pH. Para prevenir irritaciones e infecciones lava la zona con agua y jabón, seca bien porque la humedad no es buena y podría ocasionar malos microorganismos.

Ropa interior de algodón

En el mercado existen multitud de prendas íntimas, de todas las clases: de algodón, de licra, encaje, microfibra, etc. Además, de todos los tipos y formas: bragas faja, culottes, bragas normales, tangas, etc.

El tipo de ropa interior que utilicemos en nuestro día a día puede ser la clave de padecer o no infecciones en la zona, porque si utilizamos algunos tipos de textiles como la licra o los materiales sintéticos puede que la humedad permanezca aumentando el número de bacterias.

Tenemos que escoger los tejidos transpirables como el algodón o los materiales naturales, ideal para crear un ambiente natural que haga que la zona esté protegida a la vez que cuidada.

No realices demasiadas duchas vaginales

Muchas mujeres están pendientes del olor que desprende su vagina y por ello, realizan duchas vaginales para eliminar ese olor y evitar que las bacterias proliferen. Sin embargo, no piensan que esas bacterias son beneficiosas para controlar la salud de su zona íntima y la protegen de infecciones.

Las duchas vaginales pueden producir una alteración del pH y la flora, por ello, controla la cadencia y la cantidad de veces que las realizas.

Mantén una vida sexual saludable

Es muy importante cuidarse en todas las relaciones sexuales que mantengamos, ya sea con nuestra pareja o en nuestras relaciones esporádicas. Tenemos que protegernos mediante barreras como el preservativo para no correr el riesgo de contraer alguna enfermedad de transmisión sexual.

Si elegimos utilizar lubricantes íntimos o juguetes eróticos, busca las opciones de mayor calidad, productos erógenos que sean hipoalergénicos. Evita productos agresivos ya que podrían irritar tu vagina, provocar mal olor y otras molestias.

Por otro lado, se aconseja que después de una relación sexual se acuda al baño para orinar y limpiarnos bien la zona para que ninguna bacteria nos afecte.

Durante la menstruación cambia tampones y compresas

Aunque sea obvio decirlo, tenemos que tener en cuenta los tiempos de uso de compresas y tampones. Durante el periodo menstrual se deben cambiar cada 4 horas, para que el sangrado no permanezca mucho tiempo en la zona, este sangrado aumenta los niveles de pH y puede causar además, malos olores.

Cuando menstruamos hay un cambio inevitable en la zona, la sangre es de un pH diferente y mucho más alto que el de la vagina cuando está en estado ‘normal’. Para evitar las infecciones como el mal olor, cambia adecuadamente y cada cierto tiempo tus compresas o tampones.

Control de la humedad en la zona íntima

La vagina no debe estar seca, el flujo vaginal hace que esté siempre lubricada y es normal que esté húmeda. Sin embargo, la debemos cuidar contra las humedades externas como puede ser mantener un bikini o un bañador mojado durante mucho tiempo o llevar pantalones muy ajustados que presionen la zona.

Si no controlamos la humedad puede que proliferen hongos, bacterias o problemas de piel en la zona.

No abuses de las esponjas

Las esponjas si no se cambian regularmente pueden ser un lugar donde bacterias y microorganismos residan y puedan afectar a la zona íntima.

Realmente, es preferible no utilizar esponjas en la zona por esta razón, así evitaremos todo contacto de las bacterias con nuestra zona íntima. Un contacto excesivo, podría ocasionar lesiones en la piel, irritación o picores.

Ten en cuenta estos consejos para no tener problemas en el futuro en esta zona tan importante de tu cuerpo, dedícale tiempo y atención.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Consejos salud, Salud

Soy Paula, aunque no me importa que acorten mi nombre en Pau. Estudié comunicación audiovisual y estoy empezando a trazar un camino hacia un futuro profesional. Entre radio, televisión y pequeñas productoras dejo un hueco de mi agenda para compartir con vosotros lo más interesante que me encuentre por este camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.