Aprende a cortarte el cabello tu misma

Aprende a cortarte el cabello tú misma

Si ni tienes humor ni tiempo para ir al salón de peluquería, puedes dejarte de preocupar, ya que ello es muy comprensible.

Pero si como consecuencia de estos inconvenientes para concurrir a un estilista profesional tu cabello se encuentra dañado, con las puntas florecidas, tu corte ha perdido la forma original, y el cabello comienza a sentir la falta de atención en un salón de peluquería, no te desesperes ni te continúes descuidando. Con un poco de habilidad y siguiendo ciertos consejos de un conocido especialista, tú misma podrás realizar un autocorte de cabello o autocorte programado.

Es muy sencillo de hacer y de seguro obtendrás un buen resultado se sigues en forma cuidadosa las indicaciones correctas.

Aquí te proponemos un espléndido corte carré. Lo que primero debes tener en cuenta es que el corte carré es un corte ideal para cabellos lacios o semiondulados. En los muy ondulados también es posible hacerlo, aunque el trabajo se complica, particularmente en el momento en que se quiere emparejar, ya que los cabellos tratan de escapar por todos lados.

En lo relativo al peinado del corte carré, hay dos que van muy bien con este corte: planchas alisadoras de cabello, que dejan una caída tipo cortina, y el brucina con las puntas hacia afuera, al mejor estilo sesenta.

Pasos a seguir:

  • Lava el cuero cabelludo y enjuágalo correctamente. Aplica pequeños copos de mousse distribuidos regularmente. Peina hacia atrás y alísalo con la mano.
  • Antes de comenzar a utilizar las tijeras, hazte una colilla baja y ata tus cabellos con una banda elástica. Este recurso es muy útil para poder costarlos luego en forma recta y totalmente prolija.
  • Para evitar puntas, o cualquier otra clase de irregularidades, corta tus cabellos con un solo golpe de tijera. Tenga en cuenta que ésta sea de calidad y posea un buen filo, sólo de esta forma podrás asegurarte un resultado satisfactorio.
  • Traza una raya y péinate. Fija las puntas del cabello con un velo de laca. Con un peine, mirándote en dos espejos enfrentados, iguala comenzando por la nuca.
  • Diríjete progresivamente hacia los costados. En cada corte péinate. Inclina la cabeza hacia adelante, toma las extremidades de las mechas de cada lado para verificar que tengan el mismo largo con relación al mentón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *