Cómo amar sin depender

Cómo amar sin depender

Según Walter Riso, psicólogo y experto en relaciones afectivas, la dependencia emocional está estrechamente relacionada con la inmadurez emocional. En su libro, nombra varios comportamientos que identifican a las personas inmaduras en el plano emocional. Son los siguientes:

  • No soportan sentirse independientes  y solos.
  • Son adictas a la novedad y a la estimulación de emociones; su vida se torna aburrida si no hay llanto, drama o, por el contrario, si no experimentan las sensaciones propias del enamoramiento.
  • No toleran la frustración.
  • Se preocupan sobre todo por sus emociones, más incluso que por solucionar los problemas que las generan.
  • No se conocen mucho a sí mismas.
  • No están preparadas para la pérdida. Piensan que todo es para siempre.
  • No tienen mucho autocontrol: primero actúan y luego reflexionan sobre sus acciones (generalmente).
  • Cuando tienen pareja su vida gira en torno a la vida de ella; no tienen vida propia, no tienen proyectos y sueños personales y no les atrae compartir espacios con otras personas.
  • Suele experimentar a menudo el sentimiento de culpa. Si la relación va mal piensan constantemente en que ella es el “error” y que debe mejorar.
  • Son personas muy celosas y reclaman exclusividad, no aceptando que sus parejas tengan una vida social fuera de su relación.
  • Piensan de manera obsesiva en su relación afectiva, y cuando algo les preocupa sobre ello, no son capaces de realizar ninguna otra actividad ni pensar en otra cosa que no sea su relación sentimental.
  • Aceptan cualquier maltrato emocional, llegando incluso a aceptar agresiones físicas e infidelidades.
  • Poseen baja autoestima y son muy inseguras.

Es más fácil caer en la dependencia emocional de lo que realmente se cree, ya que cuando se quiere realmente a una persona, en el lado romántico de las relaciones, incluso nos lo venden en películas o canciones, se piensa que todo se puede hacer por amor. Sí, en parte es cierto, el verdadero amor merece muchísimo, pero tampoco se debe perder la dignidad, ni debes cambiar por nadie y mucho menos dejar de hacer tu vida por las exigencias (reales o no) de la otra persona.

Entonces, cómo amar sin depender, te estarás preguntando… A continuación lo vemos.

Sí se puede amar sin depender

Cómo amar sin depender 2

El problema principal y central de las personas con problemas de dependencia emocional está sobre todo en su baja autoestima. Se quieren muy poco, por lo tanto, hay que trabajar principalmente con ellas el refuerzo de autoestima, el autoconocimiento y la autovaloración, sin necesidad de que el resto diga lo guapa o maravillosa que es.

El segundo paso será disfrutar de las actividades en solitario. Normalmente, se piensa que solos nos aburrimos porque no tenemos con quién comentar una película, con quién ir a dar un paseo, o hacer algo de ejercicio. Pues bien, estas personas tienen que darse cuenta que primero, para querer bien a otra persona, debemos estar a gusto y en paz con nosotros mismos previamente. Debemos ser capaces de estar solos y no sentirnos mal por ello; debemos ser capaces de disfrutar de nuestra soledad haciendo todo tipo de actividades sin estar rumiando en qué solos estamos o nos sentimos; debemos querernos a nosotros mismos primero para ser capaces de amar de verdad a otra persona.

No por depender más de alguien estás queriéndolo más y mejor. ¡No te engañes! 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *