Ampollas en los pies, cómo prevenirlas y curarlas

Ampollas en los pies

Las ampollas en los pies pueden llegar a ser bastante molestas. Todos las conocemos, en mayor por menor medida, por ser una especie de bolsita que tiene líquido en su interior. Suelen aparecer debido al roce o fricción del pie con el calzado, se trata realmente de un mecanismo de defensa de la piel para protegerse.

Aunque no sean demasiado grandes en tamaño, es cierto que pueden llegar a ser muy molestas. Tanto es así que hasta pueden limitarnos a la hora de caminar o de poder usar esos zapatos que tanto nos gustan. ¡No debes sucumbir a la tentación de explotarla!. Descubre todos los consejos que tenemos para ti.

Cómo prevenir las ampollas en los pies

Si a través de la fricción y de la presión surgen las ampollas en los pies, tendremos que intentar frenar este proceso. Por ello debemos prestar especial atención a los zapatos. No deben ser demasiado estrechos ni tampoco anchos de más. Aunque parezca algo evidente, por estos pequeños detalles suelen aparecer las temidas ampollas. Evita, en la medida de lo posible, los calcetines sintéticos. Del mismo modo que tanto los zapatos como los calcetines que estén húmedos también serán evitados. Cuando un calzado sea nuevo, lo mejor es intentar no llevarlo demasiado tiempo seguido. Recuerda siempre hidratar los pies, tras la ducha o el baño.

Prevenir ampollas en los pies

¿Por qué salen las ampollas en los pies?

La fricción de la piel con el calzado es uno de los motivos más frecuentes. Pero en ocasiones también pueden ser provocadas por una quemadura. Quizás son los dos casos más habituales al hablar de una ampolla. Claro que no podemos olvidarnos de los hongos. Sin duda, uno de los problemas que podemos tener en los pies. Dentro de ellos, pueden llegar a formarse las temidas ampollas. Del mismo modo que si tenemos algún tipo de enfermedad cutánea como dermatitis o similar. Quizás en este caso seremos más propensos a sufrirlas.

Síntomas de las ampollas

Seguro que en muchos casos habrás notado que las ampollas en los pies no salen de un día para otro. Así que, también ellas nos dejarán algunos síntomas bastante claros que conviene recordar. Notarás la zona con un color rojizo intenso. En ocasiones, hasta podrás sentir más calor concentrada en ella. La piel comienza a verse más sensible y delicada, lo que puede hacer que se ablande y se vaya levantando ligeramente. Las zonas más frecuentes en dónde podremos verlas serán los dedos, la zona del talón y como no, en el arco plantar.

Síntomas de las ampollas en los pies

Cómo curar las ampollas de los pies

Siempre debemos mantener una buena higiene en el pie. Simplemente con lavarlos con agua y jabón ya tendremos más que suficiente. Tenemos que secar bien la zona para evitar futuras fricciones. Puedes aplicar alguna crema o pomada destinada a este tipo de problema y tapar la zona con una gasa. Finalmente con un trizo de esparadrapo podremos fijar nuestra cura para que no se mueva al caminar. Claro que si tienes una ampolla bastante grande, entonces podrás abrirla y drenarla, pero nunca quitarle la piel. Pero siempre que tengamos dudas, lo mejor es acudir a un profesional que haga el trabajo por nosotros. Sin duda, estaremos en las mejores manos, sin tener que lamentar problemas posteriores.

Claro que los trucos caseros no podían faltar en este caso. Porque siempre están preparados para ayudarnos en todos los momentos. Por un lado, se aconseja colocar un diente de ajo, cortado a la mitad, y sujetarlo con un poco de esparadrapo. Lo dejaremos unos minutos para que actúe. Si la ampolla se ha explotado, entonces mezcla un poco de miel con una cucharada de harina de maíz y aplícalo sobre la zona afectada. ¿Qué es lo que te funciona a ti para curar las ampollas de los pies?.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.