Amores tóxicos: ¿Cómo reaccionar ante ellos?

toxicos amores

“Tu amor no es bueno para mi salud”. Los psicólogos nos advierten que es común encontrarse en los últimos tiempos con este tipo de relaciones: amores tóxicos. La psicoterapeuta Montserrat Fornós, por ejemplo, define las relaciones tóxicas como esos vínculos de mutua dependencia entre una pareja, donde hay un estado mental y emocional opresivo en el que ambas personas acaban dañándose mutuamente.

Al igual que un tipo de alimento e incluso las medicinas, existen relaciones que están contraindicadas para nuestra salud física y emocional. Ya sea a nivel de amistad o como pareja, todas hemos tenido alguna experiencia con este tipo de personas. Hombres o mujeres que más que complicidad, cariño o amor, nos ofrecen sufrimientos y preocupaciones. Son estilos afectivos vinculados a un tipo de personalidad bastante clara con las que es difícil convivir, personas que lejos de hacernos felices,  nos dejan atrapadas en un círculo vicioso de padecimiento e incomprensión. ¿Quieres conocer algo más sobre los llamados “amores tóxicos”?

Tipos de relaciones dañinas

amores tóxicos bezzia

En ocasiones, el amor no siempre se manifiesta en su forma más positiva. También hemos de tener en cuenta otro aspecto: todo el mundo es capaz de enamorarse, incluso aquellos que tienen algún problema psicológico. Walter Riso, psicólogo clínico experto en relaciones amorosas, asegura que existen muchos individuos con determinados rasgos de personalidad que, aunque no llegan a ninguna patología, no son capaces de gestionar adecuadamente sus emociones.

La desconfianza, la inmadurez, los celos… son aspectos que definirían un tipo de personalidad característica de los llamados amores tóxicos. Este mismo autor, definió en su libro “Amores altamente peligrosos”, un conjunto de relaciones dañinas que son muy habituales hoy en día:

  • El amor hostigante: son relaciones en las que un miembro de la pareja, busca en todo momento ser la atención del otro. Su vida se centra en una dependencia absoluta sobre aquel a quien ama, en ser atendido en todo momento, sin dejar espacio personal.
  • El amor paranoico/vigilante: se trata de un tipo de vínculo entre dos personas donde uno de los dos, se obsesiona con que va a ser dañado o lastimado. Cualquier aspecto cotidiano puede ser tomado como un acto despreciativo, o como una muestra de que no “es amado”. Es habitual estar siempre a la defensiva, ahí donde el otro miembro no sabe muy bien cómo tratarlo o cómo dirigirse a él para no hacerle daño.
  • El amor subversivo: es un tipo de relación tan compleja como tóxica. Un miembro de la pareja ve al otro como un ejemplo de autoridad, pero al mismo tiempo reacciona ante él, siente la necesidad de rebelarse y recriminarle su “control”.
  • El amor narcisista: es quizá uno de los más conocidos. En este caso la persona centra la relación en sí mismo, en su propios sentimientos y emociones, sin tener en cuenta al otro. Un amor propio excesivo donde va dejando a la otra persona en un segundo plano con un claro sentimiento de inferioridad.
  • El amor perfeccionista: característico de una personalidad obsesivo compulsiva. Son relaciones donde no hay espontaneidad, donde cada aspecto es controlado bajo la idea de que, de ese modo, la relación funcionará mejor. Son personas controladoras que no dan espacio a lo imprevisto ni a la opinión del ser amado.
  • El amor violento: sin lugar a dudas, uno de los más peligrosos. Son relaciones donde uno de los dos ejerce el control de un modo agresivo. Existe el desprecio, la imposición y la violencia tanto física como psicológica. Es uno de los amores tóxicos más habituales, y también el más letal.
  • El amor caótico: característico de las personas emocionalmente inestables. Se trata de un amor destructivo donde uno de los dos, demuestra a instantes tanto un amor apasionado como un marcado desprecio. Amor y odio que acaba abocando a la relación a un círculo opresivo realmente doloroso.
  • El amor esquizoide-ermitaño: expresión de la indiferencia más absoluta. Relaciones en las cuales no existe una expresión clara de las emociones, donde mientras uno sufre no sintiéndose amado, el otro ni siquiera percibe ese dolor o esa necesidad. Es habitual que este tipo de personas sufran de “alexitimia”, la incapacidad para identificar emociones tanto propias o ajenas. Son relaciones donde jamás ha existido un “te quiero”.

¿Cómo escapar de los amores tóxicos?

amores tóxicos

Los psicólogos advierten que hoy en día es muy habitual encontrarse con este tipo de amores tóxicos, relaciones que pueden llegar a ser muy peligrosas. ¿Por qué nos equivocamos a veces a la hora de tener una relación? y más aún ¿podemos reconocerlas antes de caer en ellas? Es imprescindible que tengas en cuenta los siguientes aspectos:

  • Los amores tóxicos están basados en alianzas inconscientes. En estilos afectivos donde los dos miembros de la pareja pueden ser responsables.
  • Existe un estado mental y emocional en el que a veces, caemos sin darnos cuenta. Pensamos que la otra persona es imprescindible para nosotros y fijamos todas nuestras expectativas en él, y viceversa.
  • Debemos tener claro que si estar con una persona supone estar destruyendo “nuestro propio yo”, no vale la pena mantener dicha relación.
  • En ocasiones, podemos enamorarnos de personas que presentan un problema de personalidad. Los caracteres inestables y agresivos son los que más daño pueden causarnos. Está claro que el amor crea unos vínculos muy fuertes, pero debemos mantener en todo momento nuestra propia integridad como persona, nuestra autoestima y autoconcepto.
  • No cometas el error de pensar por ejemplo que los celos son el reflejo del amor. Que la dominación es sinónimo de cariño, que el control es sinónimo de pasión. Debes mantener tu propio equilibrio y ver determinados aspectos con objetividad.
  • Lo más importante es que tengas claro lo que esperas de una relación, lo que quieres para ti misma. Si intuyes que aquello que estás viviendo con tu pareja no es lo esperado, que estás perdiendo tu integridad, da fin a esa relación. Los amores tóxicos son destructivos, identificarlos depende de ti misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *