Amaranto: Qué es, propiedades y cómo consumirlo.

Amarano, mijo, alforfón… La gran variedad de dietas o formas de alimentación que existen en la actualidad, además de las restricciones por alergias o intolerancias, hace que algunos alimentos, desconocidos para muchos, vayan ganando presencia por todo el mundo. Hoy vamos a hablar del caso del Amaranto, un pseudocereal muy interesante debido a sus múltiples propiedades, que es apto para ser consumido por celíacos y diabéticos. Además, es una fuente de proteína muy buena para quienes siguen una dieta vegana y vegetariana.

Si quieres conocerlo sólo sigue leyendo, te contamos qué es, sus propiedades y cómo consumirlo.

¿Qué es el amaranto?

Cada vez son más los alimentos que se incorporan en nuestras dietas y que hasta ese momento eran unos completos desconocidos para nosotros. Ese es el caso del amaranto, un pseudocereal que se cultiva en zonas de clima templado y cálido, sobre todo en el Centro de Sudamérica, donde se aprovechan sus hojas y semillas como alimento.

Este alimento lleva consumiéndose en estas zonas desde hace miles de años. Se tiene constancia de su empleo para la alimentación ya por los pueblos precolombinos. E incluso, los aztecas lo utilizaban en sus ritos religiosos. 

El amaranto era un alimento de gran consumo y muy apreciado, algo que se ha mantenido en la actualidad en esas zonas. Y poco a poco, se va extendiendo por el mundo y ganando más adeptos por sus múltiples propiedades, de las que hablaremos a continuación.

Quizá pueda interesarte:

¿Qué propiedades tiene el amaranto?

Este pseudocereal está a caballo entre los cereales y las legumbres, ya que posee propiedades de ambos. Es un grano muy resistente a las sequías, con un gran rendimiento agrícola y además es rico en proteínas y minerales. Todo ello, hace que esté considerado uno de los vegetales con un potencial alimenticio mayor de cara a los humanos.

Al rededor del 17% del contenido del amaranto son proteínas que contienen todos los aminoácidos esenciales para nuestro cuerpo exceptuando la leucina.

Contiene un 7% aproximadamente de grasas buenas.

Además es rico en minerales como el calcio, potasio, magnesio y fósforo, y oligoelementos.

También es una buena fuente de vitaminas del grupo B y antioxidantes como los compuestos fenólicos. Contiene escualeno, una sustancia antioxidante muy beneficionsa para la piel, el intestino y el sistema circulatorio. 

Un 59% de su contenido son carbohidratos en forma de almidón, por lo que presenta un índice glucémico bajo y puede ser consumido por diabéticos. 

Además de todo ello, no tiene gluten, por lo que pueden consumirlo las personas con esta intolerancia.

Incluir el amaranto en nuestra dieta nos proporciona variedad nutricional, ya que incorporamos un alimento con propiedades muy interesantes.

¿Que beneficios nos aportan estás propiedades?

Es un alimento muy a tener en cuenta sobre todo para personas que siguen una dieta vegetariana o vegana y busquen un buen aporte de proteínas de origen vegetal. 

Su contenido en antioxidantes han sido estudiados y han resultado ser eficientes para la neutralización de los radicales libres del oxígeno. Consumir amaranto conlleva por tanto a cuidar nuestras células gracias a ser un aliado para la reducción del estrés oxidativo.

Es un alimento saciante comparado a alimentos como el arroz o las pastas. En sustitución de éstos, aporta una mayor cantidad de nutriente como las proteínas, grasas buenas, minerales y vitaminas que ayudan a saciar el apetito. Por ello, es ideal para quienes padecen de hambre continuamente.

Quizá pueda interesarte:

¿Cómo consumir el amaranto dentro de nuestra dieta?

 

La semilla de amaranto tiene un olor intenso al cocinarse y su sabor también es fuerte, por lo hay quienes prefieren consumirlo mezclado con otros alimentos.

Cocido

El amaranto se puede cocinar como si se tratara de arroz, hirviéndolo para realizar guisos, ensaladas, acompañamientos, rellenos de verduras, croquetas, etc.. recetas frías o calientes y recetas saladas o dulces. Es un alimento muy versátil.

Para cocerlo, la proporción adecuada es dos tazas y media de agua por una de semillas de amaranto. Cocer con la cazuela tapada y dejar reposar diez minutos una vez se haya absorbido el agua. Puede dejarse a remojo previamente si se desea, pero en este caso habrá que reducir la cantidad de agua que se ponga en la cazuela.

Una buena opción es acompañar su cocción con laurel o alga kombu. 

Germinado

Puedes germinar el amaranto para obtener pequeños brotes semejantes a la alfalfa.

Palomitas

Otra opción de consumir el amaranto es en forma de palomitas de amaranto. Estas palomitas son muy pequeñas en comparación a las de maíz, pero son un snack muy a tener en cuenta. Además también pueden utilizarse para realizar barritas de «cereales» o encima de ensaladas o cremas.

Esta forma de consumirlo puede ser muy interesante para aquellos a los que el sabor y textura del amaranto no termine de gustarles pero quieran incluir este alimento en su dieta.

Solo hay que poner una cazuela honda al fuego, sin necesidad de añadir aceite u otras grasas. En cuanto esté caliente, se ponen dos cucharadas de semillas, se tapa y se agita la cazuela hasta que se abran las palomitas sin que se quemen las semillas.

Semilla cruda

También se puede consumir la semilla en crudo para aportar una textura crujiente a algunas recetas como galletas o tabletas de chocolate. Sin embargo recomendamos que su consumo prioritariamente cocinado.

Harina

La harina de amaranto es una buena opción para usar de espesante en sopas y saltas o realizar croquetas y albóndigas. No es una harina panificante pero puede utilizarse en recetas de repostería como galletas o tortitas.

Para obtener esta harina solo hay que moler las semillas en casa con un molinillo o trituradora.

Si se quieren realizar bizcochos o recetas que se leven, debe usarse mezclado con otras harinas.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.