Amar sin apegos, amar de modo saludable

pareja bezzia

Amar sin apegos es ofrecerse a la otra persona del modo más saludable posible, estableciendo un relación de pareja consciente donde cada miembro, se ofrece en libertad y plenitud. Evitar los apegos supone no depender el uno del otro, significa no necesitar a la otra persona para ser uno mismo, puesto que ya somos “personas enteras” y no medias mitades que se unen para formar una pareja.

Somos personas maduras emocionalmente capaces de construir un vínculo saludable con aquel a quien amamos. No se trata de “necesitar ciegamente al otro para ser feliz”, se trata en realidad de evitar apegos, de saber ser felices también en soledad, pero elegir voluntariamente a alguien para construir un proyecto de vida donde enriquecernos mutuamente. Como puedes ver el tema de los apegos es un aspecto importante pero a la vez complejo de poner en práctica en nuestras relaciones afectivas, puesto que es habitual caer en esos tipos de amores ciegos, donde necesitamos al otro incluso para respirar. Hemos de ir con cuidado. Hablemos hoy sobre ello.

No te necesito, “te prefiero”

amor consciente

Puede resultarte complejo e imposible de aceptar. Cuando queremos a alguien, es normal “necesitar” que esté cada día a nuestro lado para ser felices, para disfrutar de la otra persona, para conocerla mejor. Todos tenemos necesidades. No obstante, hay que tener claros unos aspectos muy importantes:

1. Los apegos tóxicos empiezan en el momento en que necesitamos al otro para ser nosotros mismos. Es muy habitual escuchar aquello de “sin ti no soy nada”, “si no te tengo a mi lado la vida no tiene sentido”. Todas estas expresiones y emociones pueden llegar a ser muy destructivas. Desarrollamos una ansiedad muy elevada, desarrollamos el miedo a ser abandonados o engañados, y desarrollamos además, cierto “sometimiento” sobre la otra persona, la cual, se va a sentir casi asfixiada por nuestra necesidad vital por poseerlo, por “necesitarlo ciegamente.

2. Debes entender también un aspecto importante: si ensalzamos la idea del amor como necesidad, lo que estamos haciendo también es poner en evidencia que tenemos ciertas carencias. “Yo te necesito porque tengo miedo a estar solo”, “Yo te necesito porque tú me das seguridad y yo tengo una autoestima muy baja”, “Yo te necesito porque soy muy insegura…” Todo ello son en realidad vacíos, y nadie tiene por qué verse en la obligación de resolver tus miedos o ansiedades. No debemos cargar sobre otros problemas propios, todo ello hará que desarrollemos apegos tóxicos.

3. Preferir es elegir a alguien con quien ser feliz sin obligarlo a nada, sólo le pedimos que nos aporte su cariño, su respeto, su amor, para que juntos, podamos construir ese universo propio que ensalza toda pareja feliz y saludable. Si yo espero que la otra persona sea siempre mi voz cuando tengo miedo, mis pasos cuando no me atrevo a algo, o mi refugio cuando otros me rechazan, llegará un momento en que se sienta agotado o dominado. Es un riesgo que hay que tener en cuenta.

Aceptarnos a nosotros mismos, para aceptar y enriquecer al otro

bezzia pareja amor_830x400

A la hora de amar sin apegos, es vital que aprendamos a ser nosotras mismas, a resolver nuestros miedos y ansiedades, a mejorar nuestra autoestima, a evitar ante todo la dependencia emocional sobre otros porque de lo contrario, jamás lograremos ser nosotras mismas.

Ten muy en cuenta estas dimensiones:

  • No eres la mitad de una persona en busca de esa “media naranja” que encaje contigo. Debes sentirte como una persona plena, valiente y realizada. No seas nunca “media persona”, siéntete segura de ti misma, segura con tus valores, segura con tus principios y con todo aquello que elijas en la vida.
  • Elije el amor que tú desees, elige a la persona que te va a hacer feliz. No obstante, sé siempre dueña de ti misma cuidando de tu amor propio, de tu autoconcepto. No dejes que otros vulneren estos principios básicos, ni seas dependiente de aquel a quien amas. Debes depender de ti misma.
  • Si tienes vacíos, si eres consciente de que sientes alguna limitación personal como por ejemplo la inseguridad o la timidez, no proyectes sobre la otra persona tus miedos o esperes que aquel a quien amas, sea cada día “tus muletas”. Enfréntate a tus propios miedos y no dependas de la otra persona para que resuelva todos estos aspectos. Todo ello hará que desarrolles apegos poco saludables, y que tu pareja, o bien tome cierto poder sobre ti, o por lo contrario, que poco a poco acabe cansándose de ser tu voz, o aquel que resuelve todas tus necesidades.

Si tomas conciencia de que es mejor “preferir” que necesitar, acabarás entendiendo que podremos amar y valorar a la otra persona de un modo más pleno e intenso. Estás con alguien por como es, por lo que te aporta y no por lo que necesitas, es desarrollar una relación afectiva muy saludable.

La única persona que de verdad necesitas para vivir, eres tú misma. Si tú no eres feliz o no te sientes bien con lo que eres, difícilmente vas a aportar felicidad a la otra persona. Ahora bien, si te ves a ti misma con un ser completo, maduro, que sabe disfrutar de sí misma y que se quiere, serás entonces capaz de ofrecer al otro lo mejor de ti misma. Es un regalo que os ofrecéis libremente para crear un proyecto en común, con ilusión, con esperanza, con libertad… Y sin apegos.


2 comentarios

  1.   rosy vazquez dijo

    gracias.

  2.   Nancy dijo

    Excelentes consejos mil gracias los aprecio mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *