Alimentos que no deberías consumir

Muchas veces parece que ‘estar a dieta’ está de moda, y no es para menos, cada temporada, cada mes o incluso cada semana aparecen nuevo métodos para adelgazar. No todos son conocidos, no todos son sanos o no todos les convienen a todas las personas. Con el tema de la comida no hay que llegar a obsesionarse, por lo que a continuación, trataremos el tema desde su núcleo, es decir, la buena alimentación.

Debemos cuidar los alimentos que ingerimos a diario, son ellos los que nos aportan energía, carbohidratos, proteínas y grasas. En definitiva, son los alimentos los que hacen que estemos más o menos sanos. Con frecuencia consultamos qué deberíamos comer y qué no, y en muchas ocasiones las respuestas son dispares. Por ello, analizamos cuáles son los alimentos que no deberías consumir, o aquellos que deberías evitar con mayor frecuencia.

Es bien sabido que no todos los alimentos les sientan a todas las personas por igual, cada persona es un mundo y cada persona los metaboliza a un ritmo distinto. Por ello, lo que os contamos hoy son unos consejos generales que tampoco hay que cogerlos al pie de la letra, sino que tienes que quedarte con lo que mejor te convenga según sea tu organismo.

No aconsejamos que comas

Los alimentos que no te gustan

El cuerpo humano es una de las mácanicas más perfectas que existen, por no decir la única. Es inteligente y siempre está mirando por nuestro bien, por lo que hay que hacerle caso. Si hay algún alimento que no te gusta, te hace sentir rechazo y no lo comes a gusto, haz caso y evítalo. No hay que forzar al organismo consumiendo alimentos por muy buenos nutrientes y vitaminas que te puedan aportar.

Alimentos que hacen que te encuentres mal

Existen alimentos que nuestro organismo rechaza, por norma general suelen ser las harinas blancas, los lácteos y las carnes los alimentos que peor sientan a la población. Las razones pueden venir por cualquier aspecto, ya sea el estómago, las articulaciones o la cabeza. Los alimentos pueden provocarnos que en un momento determinado estemos hinchados e incómodos, por ello, si los tienes localizados evítalos para llevar mejores digestiones y sentirte mejor.

 

Alimentos y sentimiento de culpa

La comida puede regular perfectamente nuestro estado de ánimo. Y cuando estamos en proceso de bajar de peso y cuidar nuestro cuerpo, si comemos algún alimento ‘prohibido’ inmediatamente el sentimiento de culpa aparece. Quizá tengas la suerte de no estar pensando en lo que comes o en las calorías que te estés metiendo al cuerpo. Si has estado de comida familiar, en una reunión de amigos, o te pasaste durante el fin se semana el sintimiento de culpa es normal que aparezca y decidas que para los siguientes días harás una dieta estricta casi imposible de cumplir.

Muchas personas lo pasan mal por este sentimiento de culpa, y realmente el sentirlo no sirve de nada. Lo que aconsejamos es que si te has pasado comiendo analices lo que consumiste pero no le des mucha importancia, si haces que ese atracón sea algo muy importante para ti puede afectarte a mayores niveles provocando que incluso el estómago se resienta. Si tu estilo de vida suele ir en esa línea, te aconsejamos que paulatinamente la intentes cambiar pero no de forma radical, porque el esfuerzo sería muy radical y a tu cuerpo no le daría tiempo a acostumbrarse a esos nuevos hábitos.

Alimentos que deberías evitar

Existen multitud de alimentos que son clasificados de ‘adictivos’. Si alguna vez has estado comiendo algo que al introducirlo en tu boca no has parado de comerlo hasta que se ha terminado del todo, ya sea una tableta de chocolate, una bolsa de patatas fritas o una pizza entera. Esto es una alarma a la que le debes prestar atención. No es sano pegarse atracones y menos de esta clase de alimentos. Este tipo de ‘comida’ son alterados químicamente para que se generen en el cerebro unos estímulos placenteros, con el tiempo se convierten en adictivos.Por lo que evita siempre comida basura, es decir, aquellos alimentos que contengan grasas saturadas, conservantes, azúcares y sales.

Tienes que tener en cuenta la composición de los alimentos, es decir, párate un momento y revisa sus envases. Evita el almidón de maíz, los colorantes, aromas artificiales, celulosa, conservantes, etc. Esto no es comida y no alimenta a nuestro organismo. Tienen su función, la de conservar por más tiempo los alimentos y que se queden en buen estado dutante largos periódos pero a la larga, todo esto no nos hace ningún bien.

Por lo que lo mejor que puedes hacer es preocuparte un poco más por tu alimentación y optar por productos orgánicos, buscar grasas saludables de origen vegetal que son de alta calidad, como por ejemplo, frutos secos o el aguacate, y optar por hidratos de carbono complejos, harinas integrales, arroz integral y avena, por ejemplo. Está en tu mano el mantener un cuerpo saludable, desde aquí tan sólo te damos unas cuantas recomendaciones.


Categorías

Bienestar, Salud

Soy Paula, aunque no me importa que acorten mi nombre en Pau. Estudié comunicación audiovisual y estoy empezando a trazar un camino hacia un futuro profesional. Entre radio, televisión y pequeñas productoras dejo un hueco de mi agenda para compartir con vosotros lo más interesante que me encuentre por este camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.