Alimentos de color blanco que son dañinos para la salud

El mismo color que tienen los alimentos es ya una característica muy importante que poseen y que nos aporta mucha información sobre ese alimento. Encontramos en la naturaleza muchos alimentos de distintos colores, para hoy, nos centraremos en el color blanco que a pesar de ser un color limpio y puro, hay muchos productos que aun siendo blancos son muy nocivos para nuestra salud. 

Hay que tener una base de conocimiento sobre alimentación, aunque cada año el ser humano avanza un pasito más sobre muchos aspectos diarios y cotidianos, en otros, puede estancarse o ir hacia un camino poco saludable. Esto ocurre con la alimentación que tenemos a día de hoy.

Alimentos blancos dañinos para tu salud

Casi a diario estamos consumiendo 5 alimentos blancos que son muy perjudiciales para nuestra salud, entre los que encontramos: el azúcar refinado, la sal de mesa, la leche de vaca, las harinas refinadas y la margarina.

A continuación os contaremos por qué estos productos son tan malignos.

Azúcar blanco o refinado

El azúcar nutricionalmente no nos aporta nada, nada de nada, tan sólo problemas de salud si se abusa de él. De hecho, muchos nutricionistas lo consideran a día de hoy uno de los mayores venenos que están al alcance de cualquiera.

Contiene calorías vacías, que contribuyen al aumento de peso y el padecer obesidad, y por ende, se tendría más factores de riesgo para desarrollar diabetes tipo 2 y o dañar los dientes.

Por otro lado, el azúcar acidifica la sangre y nos resta minerales, como es el calcio, por lo que a la larga tanto huesos como dientes se debilitan con mucha facilidad.

Existen muchas alternativas mucho más saludables al azúcar blanco, como por ejemplo el moreno, aunque recomendamos la miel, la panela, melazas de cereales, hojas de stevia o siropes de frutas. 

 Sal

Igual que en el caso del azúcar encontramos varios tipos, la sal es importante saber diferenciar cuál es la sal más nociva. En este caso es la sal refinada, es decir, la conocida como la sal de mesa que es cloruro de sodio procesado y sin ningún valor nutricional e incluso, tienen aditivos para que no se apelmace.

En contraposición encontramos la sal integral, una sal que posee todas las vitaminas y minerales ya que no ha sido refinada. La más conocida es la sal marina ya que es la más económica, pero podemos optar por la sal del Himalaya o la flor de sal.

Leche de vaca

La controversia que existe en torno a la leche de vaca es muy cambiante. Una temporada los nutricionistas y especialistas aconsejan consumir la leche de vaca, pero pasados unos meses arremeten contra su consumo y la desaconsejan.

A día de hoy, la opinión está dividida, muchos de ellos no aconsejan su consumo más allá de los meses de vida, porque nuestro cuerpo perdería la enzima lactasa, la cual nos permite digerir correctamente la lactosa. Mientras tanto, otros aseguran que el cuerpo sólo está preparado para asimilar la leche materna y no la de otros animales.

La leche es un alimento bastante completo, sin embargo, no aporta nada de fibra, hierro o vitamina C. Favorece a la aparición de enfermedades inflamatorias, anemia, sobrepeso o padecer acidez gástrica.

A su vez, algunos estudios han visto que la leche está relacionada con el riesgo de padecer cáncer de próstata o de ovarios.

Una buena noticia es que tras tanta polémica muchos fabricantes se han puesto las pilas y encontramos multitud de alternativas a este alimento. Las leches vegetales como la bebida de arroz, avena, avellanas, espelta o almendras son un ejemplo claro de que se pueden hacer de casi cualquier producto. Son muy saludables, ricas en ácidos grasos esenciales, se digieren mejor y son menos dañinas.

Harina blanca

La harina blanca es la harina de trigo refinada, es decir, ha pasado por un proceso en el que se le ha quitado la fibra y por ello ha perdido una gran cantidad de valores nutricionales. Estas harinas empeoran nuestra digestión y nos provocan estreñimiento, retención de líquidos, aumenta el riesgo de padecer obesidad y cáncer de colon.

Para consumir harinas más saludables os proponemos optar por aquellas versiones integrales, es decir, pan integral, arroz integral, masas con cereales integrales, bizcochos, etc.

Margarina

La margarina es un producto que lo ha creado el hombre, es decir, está hecha a base de aceites vegetales de una dudosa calidad que ha pasado por varios procesos para conseguir su consistencia más sólida, además, si nos aporta cualquier vitamina ha sido añadida artificialmente.

La margarina aunque muchos piensen lo contrario es igual de calórica o lo es más que la mantequilla que proviene de la vaca. Contiene grasas trans que son altamente dañinas para el organismo y además, se ha demostrado que afecta directamente a la aparición de enfermedades coronarias.

Como alternativa recomendamos consumir aceite de coco extraído en frío, aceite de oliva virgen extra o una mantequilla donde se especifique bien su origen y su preparación.

Como podrás ver existen algunos productos cotidianos que nos los encontramos a diario en gran cantidad de alimentos, pero no por ello, no por tener tanta popularidad son saludables y beneficiosos para la salud. Aprende a diferenciarlos para no poner en peligro vuestra salud.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *