Alimentación Keto y Paleo: diferencias

Cada vez crecen más los adeptos a dietas Keto, Paleo y derivaciones de ellas. Son muchas las personas que deciden cambiar su alimentación ya sea por adelgazar como factor estético o por conseguir su peso ideal y mejorar la salud. 

Quienes han decidido hacer este cambio, pueden encontrarse con muchas dudas de qué alimentación es mejor y seguro que se han encontrado ante artículos sobre la dieta Keto y la dieta Paleo pero no terminan de ver muy claras las diferencias. Hoy vamos a hablar de ambas, de sus similitudes y de sus diferencias

Ambas dietas se basan en reducir o eliminar los cereales y legumbres así como otros alimentos inflamatorios de la alimentación. Sin embargo, cada una tiene una base diferente y por tanto actúan en nuestro organismo de distinta manera también. 

Alimentación Paleo

Comida

Este estilo de alimentación se basa en acercarse a la alimentación de nuestros antepasados cazadores y recolectores. Ello implica que los alimentos escogidos son lo más naturales posibles, tanto en carnes como en verduras.

Se suprimen de la dieta aquellos alimentos como cereales (incluso los integrales), legumbres, azúcares y alimentos procesados o ultraprocesados. También se ven reducidos los alimentos derivados de la leche. 

¿Qué se come en una dieta Paleo?

Parece que cuando se eliminan los cereales y las legumbres no queda casi nada por comer, sin embargo, este tipo de dietas tienen una gran variedad de productos. Este tipo de alimentación se basa en ingerir productos animales como fuente de proteína y grasas: carnes, pescados y mariscos. También incluyen frutos secos, semillas, aceites vegetales no refinados, aguacate, aceitunas y coco también como fuente de grasas saludables. Y para el aporte de hidratos verduras, hortalizas y frutas. 

Esta dieta es por tanto una de reducido consumo de carbohidratos y dependiendo de la cantidad de carne que se consuma puede ser también una dieta hiperprotéica.

Alimentación Keto o cetogénica

El propio nombre indica en qué se basa este tipo de alimentación, y es que se propone que el cuerpo entre en estado de cetosis reduciendo el consumo de carbohidratos. 

La diferencia entre esta alimentación y la paleo, es que el consumo de carbohidratos es mucho más reducido convirtiéndose en una dieta muy baja en hidratos de carbono. Aproximadamente se puede consumir un máximo de un 10% de calorías al día.

Otra diferencia con respecto al anterior tipo de alimentación, es que en la dieta Keto además de no consumir cereales y legumbres, también se reduce mucho la ingesta de fruta y verduras. Esto es debido a la cantidad de carbohidratos que presentan ambos tipos de alimentos y que podrían sacar al organismo del estado de cetosis. Sin embargo hay tablas que indican qué frutas y verduras sí puede consumirse. Por ejemplo, las fresas y frutos rojos serían las frutas más propicias para estas dietas, así como las verduras que crecen por encima de la tierra. Por tanto los tubérculos se ven prácticamente eliminados de esta dieta.

Quizá puede interesarte:

Quiero adelgazar… ¿Qué dieta de las dos me conviene?

El objetivo de ambas dietas es acercar nuestro estilo de alimentación a cómo era en su origen y por tanto consumir los alimentos para los que nuestro organismo está mejor preparado.

Ambas van a ayudar en la reducción del peso. La dieta keto es más estricta y por tanto induce a una quema de grasas mayor, pero por su rigidez suele ser una dieta que la gente acaba abandonando.

La dieta paleo es más flexible y fácil de llevar en el tiempo al no ser tan rígida. 

También puedes echar un vistazo a variantes de este tipo de dietas como la keto mediterránea o apostar por reducir ciertos alimentos que sabes que no hacen bien a nuestra salud. Siempre es recomentable eliminar los azúcares y  productos ultraprocesados de nuestro día a día, así como harinas y aceites refinados y poco saludables. 

Un punto importante de ambas dietas, es que se centran en la salud de nuestro intestino al reducir los alimentos inflamatorios. Si aún así decides consumir algunos de estos alimentos como cereales, es recomendable que los consumas de la manera adecuada para reducir sus antinutrientes y sacarles el mejor partido.

Aquí te contamos cuál es la mejor manera de consumir los cereales: Avena: cómo usarla y porqué

Antes de pasarte a elegir cualquiera de estas dietas, puedes probar con un consumo de comida real, sin azúcares, con un consumo muy moderado de cereales y legumbres. Y poco a poco ir viendo qué le sienta mejor a tu cuerpo. Eso sí, lo ideal es que cuando elijas una forma de alimentación saludable la mantengas, no ir variando de una dieta a otra ya que eso trastorna nuestro organismo y no nos permite estar saludables. 

Otras recomendaciones

Otra recomendación para mantener una buena salud es tener estables estos puntos importantes para todo organismo y que se relacionan entre sí:

  • Una dieta lo más saludable posible. Consume comida real y siempre que puedas que sea orgánica. Una buena opción es el consumo de carnes de pastura de ganadería regenerativa.
  • Moverse, con esto no nos referimos a ir al gimnasio, sino a evitar el sedentarismo. 
  • Lograr un descanso óptimo. Se recomienda acostarse y levantarse a la misma hora todos los días.
  • Exposición a la luz. El sol es muy necesario para una correcta salud, así como la no exposición a luces artificiales una vez la luz solar se reduce al llegar la noche. La exposición a la luz/oscuridad nos ayuda a sincronizar nuestro reloj interno y nuestros ritmos circadianos.

Quizá puede interesarte:

Ante cualquier duda que puedas sentir a la hora de cambiar tu estilo de alimentación, siempre es recomendable ponerse en manos de profesionales y, sobre todo, escuchar tu cuerpo, que después de años perfeccionándose, sabe qué es lo mejor para mantenerte saludable.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.