Alfombra roja de los Oscar 2015

La noche de los Oscar transcurrió sin sorpresas, nada se salió del guión previsto y tanta contención ha dado como resultado una de las alfombras rojas más aburridas y previsibles que recuerdo. En los últimos años ya se vienen imponiendo esta tendencia: looks clásicos, estudiados al límite, sin ningún rastro de personalidad. Nadie quiere destacar por miedo a estar entre las peor vestidas, pero sus estilismos nos dejan cada vez más indiferentes. De entre las tendencias que las estilistas han impuesto este año nos quedamos con esta selección de looks, entre los que están lo mejor y lo peor de la alfombra roja de los Oscar 2015.

Emma Stone, con uno de los mejores diseños que pudimos ver sobre la alfombra roja, un Elie Saab de un original tono verde con un estilo muy retro. Lupita Nyong’o ha vuelto por la puerta grande a los Oscar, luciendo un complícadisimo diseño de perlas de Calvin Klein, un modelo que tan solo ella podría llevar con esa dignidad. Y una de las triunfadoras de esta edición, una emocionadísima Julianne Moore vistiendo un diseño creado en exclusiva para ella por Karle Lagerfeld y con más de 80.000 lentejuelas cosidas a mano por los artesanos de Chanel. Un vestido para una reina. 

El blanco (o tonos cercanos al blanco) ha teñido la ‘red carpet’. Marion Cotillard volvió a ser fiel a Dior con un diseño de Alta Costura poco afortunado.

Muy guapa estaba Kerry Washington, con un conjunto dos piezas de Miu Miu.

Todos esperaban a Lady Gaga, que iba a tener el privilegio de lucir un diseño exclusivo de Alaïa. Sin embargo, sus guantes rojos consiguieron deslucir el maravilloso vestido y convertirse en los grandes protagonistas de la alfombra. Para su actuación en la gala, en la que rindió homenaje a ‘Sonrisas y Lagrimas’, se despojó de todo artificio y nos dejó ver su lado más clásico.

El otro color más repetido sobre la alfombra roja, aunque igual de conservador, ha sido el rojo. Las actrices saben que es una apuesta casi segura, un color favorecedor, atemporal, con el que es dificil no acertar. Dakota Johnson, que causó sensación acompañada de su madre, una elegantísima Melanie Griffith, fue una de las más guapas con un diseño de manga asimétrica de Saint Laurent. También de rojo, aunque poco acertada, Rosemund Pike con un diseño de Givenchy de motivos florales.

Los tonos empolvados volvieron a repetirse en esta edición de los Oscar. Gwyneth Paltrow nos dejó a medias con un diseño de una sola manga de Ralph & Russo en rosa pastel.

El mismo tono fue el elegido por una explosiva Zoe Saldana, la más sexy de la gala con un ajustado diseño de Atelier Versace.

Keira Knightley sigue apostando por un estilo romántico y naif para sus looks premamá, en esta ocasión un etéreo diseño de la última colección de Valentino Alta Costura.

Naomi Watts quiso salirse un poco del guión, pero su Armani Privé no acababa de cuajar. También se salió del molde, sobre todo en cuanto al color, una cambiadísima Scarlett Johansson, con un comentado peinado y un diseño verde botella de Atelier Versace. Y Felicity Jones, demostrando que necesita cambiar de estilista urgentemente, patinó con un elaborado diseño gris perla de Alexander McQueen.

Hasta Cate Blanchett, la reina de las alfombras rojas, no quiso tener demasiado protagonismo en esta ocasión. Eso sí, apoyó a John Galliano luciendo una de sus creaciones para la casa Maison Martin Margiela, un sobrio vestido negro que resaltó con un collar de turquesas.

Decir que el vestido no le hacía justicia a Jessica Chastain es quedarse corta. Incluso una de las actrices más bellas de Hollywood puede verse deslucida con una elección equivocada, como su Givenchy color azul noche.

Margot Robbie fue una de las más atrevidas y diferentes sobre la alfombra roja, perfecta con un vestido negro vaporoso de Saint Laurent.

Reese Whiterspoon quiso apoyar a Tom Ford eligiendo uno de los vestidos de su último desfile, un clásico diseño en blanco y negro de corte sirena. Y Sienna Miller hizo lo propio con Petter Copping, luciendo de las creaciones del modisto británico en su debut al frente de Oscar de la Renta.

Patricia Arquette recogió su Oscar (y reivindicó la igualdad de género) vestida por Rosetta Getty, su mejor amiga, con un diseño clásico en blanco y negro.

Con un estilo muy naif, la joven actriz Chloë Grace Moretz, que presentó uno de los premios de la gala, luciendo un vestido de estampado floral de Miu Miu.

Anna Kendrick quiso ir sobre seguro y apostó por un vestido de Thakoon en color coral.

Desafiando el ‘dress code’ de la gala, Solange Knowles, descartó los vestidos y se desmarcó con un complicado mono rojo con superposiciones.

Laura Dern, la más guerrera de la alfombra roja, con un diseño metálico de Alberta Ferretti.

Jennifer Aniston se quedó sin nominación esta vez, pero subió al escenario para presentar uno de los premios. El looK de la actriz estaba cuidadísimo, y no podemos ponerle ni una pega a su Versace de escote corazón con pailletes y su eterna melena rubia.

Nicole Kidman estaba guapísima, hay que reconocerlo, pero su vestido con lentejuelas de Louis Vuitton no fue la elección más acertada.

Jennifer López, con un vestido tan bonito como aburrido, una creación de Elie Saab en color champán.

La cantante Rita Ora, que interpretó una de las canciones nominadas, lució uno de los vestidos más aparatosos de la noche, un diseño palabra de honor de Marchesa.

 

 


Categorías

El modelito

Eva Alonso

Blogger, diseñadora, community manager... inquieta y con muchísimos intereses que me traen de cabeza. Me apasiona la moda, el cine, la música... y... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *