Lo que tienes que saber de la fiebre en los niños

Muchos padres se alteran mucho cuando sus hijos tienen fiebre y van corriendo al pediatra buscando soluciones que siempre suele ser el mismo: parecetamol y esperar. La fiebre es un indicador de que el cuerpo está luchando contra agentes externos o contra infecciones, pero hasta que no pasan unos días no se conoce el foco real de la enfermedad que lo provoca, del virus o la bacteria.

El error más común de los padres es pensar que la fiebre es muy peligrosa, porque es más bien lo contrario. La fiebre es la respuesta del cuerpo a una infección subyacente. Para los niños, la infección suele ser viral, como un resfriado común o una infección estomacal. Pero un niño puede tener fiebre sin otros síntomas aparentes. Hay algunas cosas que todos los padres deben saber sobre la fiebre, no pierdas detalle.

La fiebre no es la enfermedad

Los padres a menudo se concentran más en reducir la temperatura que en descubrir qué hay detrás. Por ejemplo, si un niño tiene fiebre y las anginas inflamadas, es posible que la causa de su fiebre sea por las anginas, pero no es la fiebre la enfermedad en sí misma, si no la consecuencia y la respuesta del cuerpo para luchar contra ella y mejorar.

No hay que bajar la temperatura inmediatamente

Si un niño no supera los 38ºC no es necesario darle ningún medicamento para que baje la temperatura corporal. El cuerpo debe aprender a defenderse de los agentes externos y eso se consigue si se lucha contra ellos: a través de la fiebre. La medicación es mejor dársela a los niños cuando superan los 38’5ºC, antes es mejor permitir que el cuerpo se defienda de la infección creando defensas.

Las convulsiones febriles son raras

Un cambio rápido en la temperatura corporal de un niño puede desencadenar un ataque, por lo que la mayoría de las convulsiones febriles suceden dentro de las 24 horas de la aparición de la fiebre. Entre el 2 y el 5% de los niños experimentan uno antes de los 5 años, pero el riesgo alcanza su punto máximo durante el segundo año de vida.

¿Cómo puedes saber que tu hijo está teniendo una convulsión febril? El cuerpo entero de tu hijo temblará (generalmente durante unos minutos) y no podrá responder a las voces. Después de que la sacudida se detenga, estará confundido aproximadamente media hora. Afortunadamente, la mayoría de los niños que contraen convulsiones no tienen una infección peligrosa y superan la tendencia antes de los 6 años. Pero si es tu bebé quien tiene una convulsión febril, entonces tendrás que ir a urgencias lo antes posible para que sea atendido inmediatamente.

Necesitas un termómetro digital

El uso adecuado del termómetro digital dependerá de cada niño. En los bebés la temperatura rectal es la más acertada. En los bebés más grande puedes poner el termómetro debajo del brazo. Pero si tienes la oportunidad de tener un termómetro digital instantáneo con la temperatura de la frente o del oído, aún mejor. ¡Sobre todo para niños y bebés inquietos!


Categorías

Consejos mamás, Madres

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.