6 formas de aumentar la intimidad de forma rápida en la pareja

La intimidad es uno de los pilares esenciales en una relación de pareja. Sin intimidad no hay cercanía, no hay complicidad y el amor no encuentra la traducción a su expresión más auténtica. Ahora bien, a la hora de hablar de intimidad, no nos estamos refiriendo sólo al contacto físico o a la sexualidad.

En esta dimensión se encierra también ese lenguaje específico que refuerza y construye el vínculo afectivo. La intimidad es ante todo comprensión y esa unión que se establece gracias a la comunicación, la atracción y los gestos que erigen una relación de pareja fuerte y duradera. Hoy en Bezzia te invitamos a poner en práctica estos sencillos consejos.

Un reconocimiento sincero

En ocasiones, en las relaciones de pareja damos las cosas por sentadas. Pensamos que nuestros compañeros saben de sobra que los queremos, que nos sentimos bien con ellos y que nos resultan atractivos. Ahora bien, hay que tener en cuenta que “el dar las cosas por sentado” es el mayor riesgo que existe en una relación.

  • El amor se construye cada día a través de los actos más sencillos que refuerzan la relación.
  • Uno de los hechos de los que más nos solemos quejar nosotras, es que nuestras parejas dejan de cuidar esos detalles que tanto valoramos.
  • Algo tan sencillo como dar un reconocimiento, dar un “te quiero inesperado”, o un “eres lo mejor que me ha pasado” supone una inyección de emociones y de intimidad que ofrece fuerza y felicidad a la pareja.

Un beso largo

Hay besos y besos. Hay besos de buenos días, besos de despedida y besos que renuevan el vínculo en la relación y que despiertan nuestra intimidad.

  • Lo más importante es evitar caer en la rutina. Cuando los besos dejan de tener ese componente de sorpresa y de pasión intensa, caemos en el riesgo de perder esa magia.
  • Según nos dicen los expertos, los besos más interesantes son los que tienen una duración de al menos 15 segundos. ¿Lo intentamos?

Volvamos a seducir a nuestra pareja

La seducción, en realidad, nunca debería perderse. No obstante, es común que pase el tiempo y, como decíamos al inicio, demos ya muchas cosas por sentadas.

  • La seducción, el placer de coquetear con la persona que amada es algo que debemos practicar a menudo en muchos de nuestros gestos, en muchos de nuestros actos.
  • Si vuestra relación ha llegado a un punto donde se ha perdido un poco la intimidad, no dudes en sorprender a tu pareja con algo nuevo, con una cita inesperada, un vestido atractivo y ante todo, con tu actitud seductora. Recuerda que tu actitud es lo mejor que siempre llevarás puesto.

Mensajes sugestivos que refuercen la relación

Hablemos una vez más de los peligros de la rutina. No solo nuestros comportamientos pierden un poco de magia, de detallismo, de saber incentivar, de disfrutar de los detalles. Nuestro lenguaje también queda impregnado de esa monotonía donde apenas hay un matiz de seducción…

  • En ocasiones, esos mensajes de texto que nos enviamos se limitan a recordar qué debemos comprar, donde nos deben recoger, a qué hora volvemos a casa o a indicar que aún estamos en el trabajo.
  • Envía un mensaje sugerente cuando menos lo espere la otra persona. Arráncale una sonrisa, hazle soñar, diviértele y por qué no… Haz que se sonroje.

Sí a los masajes relajantes

Una forma infalible de aumentar la intimidad en la pareja es mediante un masaje relajante. No hay nada como llegar a casa, tener un ambiente agradable, con luz tenue y un sugerente olor a canela  o vainilla para entrar en ese contexto de calma, placer y complicidad tan necesario.

  • No hace falta que seáis unos expertos en fisioterapia, basta sólo con saber relajar y usar el contacto de la manos, de los aceites, de las caricias. No hay nada tan terapéutico para el corazón.

Algo nuevo, algo inesperado

No importa cuanto tiempo llevéis en vuestra relación, las sorpresas, los reconocimientos, los actos inesperados cargados de cariño y emoción siempre son bienvenidos.

Si bien es cierto que no a todo el mundo le gustan las sorpresas, cuando estas se hacen desde el corazón y con el claro deseo de conseguir intimidad y arrancar una sonrisa a la persona que amamos siempre está justificado. Estas son algunas pequeñas ideas:

  • Deja una nota inesperada entre las pertenencias de tu pareja.
  • Espéralo en un lugar en que puedas sorprenderlo (a la salida del trabajo, del gimnasio, cuando va a comprar), y organiza una cita inesperada o incluso una salida que previamente hayas organizado a un hotel.
  • No hace falta recurrir a un detalle que nos cueste dinero. En ocasiones, introducir cosas nuevas en la pareja no requieren desembolso alguno. Basta con un detalle, con una prenda de ropa atractiva, con una noche de intimidad, con regalares un día de “hoy hacemos todo lo que tú desees”.
  • Algo que debemos tener en cuenta en todos estos aspectos es que se necesita reciprocidad. Es decir, la intimidad por sí sola no tiene sentido si no vemos que cada cosa que hacemos es reconocida y apreciada. Y aún más, que nuestra pareja también es capaz de sorprendernos y de esforzarse cada día en buscar esta complicidad y sorprendernos.

Concluir sólo con algo que nunca podemos olvidar: el amor se renueva cada día y se inscribe en los pequeños detalles cotidianos. Nunca demos nada por sentado, las relaciones son tesoros que cultivar, atender y proteger. Y es un trabajo de dos personas, no de una sola.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *