7 malos hábitos que afectan a tu piel

Malos hábitos

La piel debe cuidarse de muchas maneras. A veces pensamos que con utilizar la crema adecuada ya es más que suficiente para tener una bonita piel, pero hay muchos otros factores que le afectan directamente y que no tenemos en cuenta. Así que vamos a enumerar siete malos hábitos que afectan a la piel.

Evitando algunos malos hábitos podremos conseguir mejorar nuestra piel mucho más. Si además realizamos los cuidados necesarios a diario, esta se mantendrá sin arrugas o imperfecciones mucho más tiempo. Así que si todavía no habías tenido en cuenta todos estos factores, va siendo hora de que lo hagas.

Dormir poco

Descanso

Este es uno de los hábitos que nos va estropeando la piel sin que nos demos cuenta. Hoy en día llevamos una vida muy ajetreada y queremos hacer demasiadas cosas, sacrificando horas de descanso, algo que  no deberíamos hacer, porque estas horas para descansar son necesarias para recuperarnos física y mentalmente. Así que si sufres de insomnio o duermes poco tienes que ponerle remedio para que tu cuerpo y tu mente puedan descansar las horas que necesitan, de seis a ocho horas. Notarás una gran diferencia en tu piel los días que hayas descansado bien, puesto que habrá aprovechado la noche para regenerarse.

Fumar

El hábito de fumar es nocivo por muchas cosas, y una de ellas es que envejece muchísimo la piel. No solo hace que esta se apague, restando vitaminas y frescura, sino que además provoca la aparición temprana de arrugas. Una tez con mal color por fumar se debe a que este hábito empeora la circulación, de ahí que veamos un rostro apagado o la aparición de más arrugas. En los labios suelen marcarse mucho las arrugas debido al gesto de tener el cigarrillo en la boca.

Sedentarismo

Hacer deporte

Aunque no lo parezca, el sedentarismo también afecta a nuestra piel. Seguro que tras una sesión de gimnasi habéis notado la piel mucho más fresca, con mejor color. Esto es debido a que la circulación se activa y la piel se oxigena. Esto es bueno para nuestra piel, para mantener un aspecto sano y para evitar las ojeras o el tono apagado en ella. Además, el ejercicio nos ayuda a eliminar toxinas, lo que también la beneficia.

Hidratarse poco

Hidratación

La hidratación es una de las cosas fundamentales que necesita la piel. Podemos hidratarnos poco y lo notaremos en seguida en la piel, que se resecará y caerá. Para tener una piel bonita y sin arrugas es necesario hidratarla a diario con cremas pero también desde dentro, bebiendo al menos dos litros entre agua, zumos naturales e infusiones. Notarás la mejoría en la piel si la tienes bien hidratada, ya que tendrá un aspecto mucho más jugoso.

No protegerse del sol

Protección solar

Protegerse del sol es algo muy necesario, y es que el sol es la principal causa del envejecimiento de la piel de una forma prematura. Nos gusta vernos con un poco de color, pero es un error no proteger bien la piel para conseguir un bronceado rápido. Incluso en invierno debemos protegerla del sol con cremas que incluyan filtros para los rayos UV.

Ir a dormir maquilladas

Desmaquillarse

Este es un hábito que cometen las más perezosas, y es que después de una noche de fiesta resulta difícil pararse a desmaquillarse. Pero es algo que debemos hacer, porque el maquillaje estropea la piel más de lo que pensamos, y no deja que se recupere tras el día. Así que podemos al menos utilizar unas rápidas toallitas desmaquillantes para sacar la mayoría de este maquillaje de nuestra piel.

Elegir mal los cosméticos

Cosméticos

Otra cosa que podemos hacer mal es elegir cosméticos que no sean adecuados para nuestro tipo de piel. Primero debemos identificar el tipo de piel que tengamos, desde piel grasa a mixta, sensible o normal. A partir de ahí hay que comprar productos específicos que respeten la naturaleza de nuestra piel.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *