7 errores que cometemos por las mañanas y pueden arruinar nuestra salud

No apagues el despertador.

Por las mañanas podemos cometer ciertos errores sin darnos cuenta que pueden arruinar una buena rutina matutina y las horas consecutivas del día, si quieres saber cómo poder evitarlo, sigue leyendo nuestro artículo.

El despertar es muy importante, ya que puede determinar cómo irá nuestro resto de día. No siempre nos vamos a despertar de buen humor y quizá nada más abrir los ojos haya algo que te atormente, sin embargo, tenemos que evitar esos pensamientos negativos y empezar con la mejor rutina posible.

Como decimos, el primer despertar de cada día determina en gran medida cómo será el resto de nuestra jornada. Todas las actividades con las que acompañamos durante la mañana son muy determinantes para saber si estamos cumpliendo unos objetivos saludables o no.

En este artículo queremos contarte cuáles son los 7 errores más comunes que las personas cometen cuando se despiertan y empiezan su día, ya que pueden hacer que se arruine mucho la rutina y sea  nocivo para la persona.

Estos son los errores que debes evitar por las mañanas

Las mañanas se nos pueden complicar y pueden hacerse muy difíciles. La mayorías de las personas se levantan con el tiempo justo, todos sus minutos están ocupados y pueden tener cierto estrés ya recién levantados.

Según las actividades que se vayan a desarrollar durante el día, ya sea para ir al trabajo, ayudar a un familiar enfermo o ir a clase, es primordial saber que las primeras horas del día pueden marcar un nivel de positivismo o de pesimismo que podría afectar a nuestra actitud. Todo dependerá de evitar estos errores.

No atrases la alarma

Es un hábito muy extendido y muchas personas lo hacen. Cuando suena la alarma y tenemos que levantarnos, necesitamos un poquito más de tiempo en la cama, sin embargo, esto es un acto muy nocivo para nuestro organismo, porque atrasar el reloj aunque sean 5 minutos, hace que nos podamos relajar demasiado y quedarnos dormidos de verdad. 

Despertarse y quedarse en la cama

Otro de los hábitos y cada vez más extendidos, es que una vez que estamos despiertos nos quedamos en la cama. Lo que deberíamos hacer es que una vez que nos despertamos y abrimos los ojos, debemos levantarnos de inmediato. 

Si nos quedamos en la cama dando vueltas, agarramos el teléfono móvil, el ordenador o encendemos el televisor, no es la mejor manera de arrancar con nuestro día. Es importante salir para desperezarnos, estirar las piernas y empezar el día con un buen desayuno.

Es importante irse a dormir pronto.

Tener pensamientos y estados de ánimo negativos

La falta de sueño puede estar muy asociada a la sensación de estrés, cansancio, depresión o ansiedad. Cuando no conseguimos dormir bien, cuando nos despertamos podemos tener pensamientos nocivos y negativos hacia nosotros. Es posible que no te guste tu trabajo, o que el profesor te esté haciendo la vida imposible o quizá tengas un examen y no has estudiado lo suficiente, todos estos pensamientos repercutirán mucho en nuestro día.

En cambio, si afrontas tu despertar con otra sintonía, más optimista, positiva y alegre, aunque haya algo que no te apetezca hacer, lograrás tener un día mejor, aunque te cueste un poco de esfuerzo.

Meterte prisa

Si te apuras mucho por las mañanas, no es bueno meterte prisa porque las prisas nunca son buenas. El estar ansioso, desesperado puede conducir a resultados catastróficos. Podemos tener un accidente y un mal contratiempo si no tenemos cuidado, como tirar un vaso, quemarnos haciendo el café o que se nos caiga el móvil al inodoro.

En ocasiones, podrás sentir cierta ansiedad al despertar y puedes pensar que es tarde, y hacer las cosas muy deprisa. Si tomas esta rutina tan apresurada, lo que conseguirás es llegar a tu puesto de trabajo agotado y cansado.

No haber desayunado

Si no desayunas y lo tomas como una rutina estarás cometiendo un grave error, debes desayunar tanto porque lo decían siempre las madres como los estudios.

El desayuno te aporta la energía que necesitas para enfrentar el resto del día, es la primera comida después del ayuno nocturno, de ahí que se denomine des-ayuno. Tienes que organizarte el tiempo para que puedas tener el desayuno que mereces.

Muchas personas no tienen hambre nada más despertarse, por lo que aconsejamos siempre dejar cierto tiempo por las mañanas, para tener tiempo de arreglarte, ducharte y desayunar sin prisas.

Procrastinar

La procrastinación es la práctica o la costumbre de dejar todo para después, siempre atrasando las tareas que tenemos que hacer en un momento dado para más tarde. Esto lo hace mucha gente, demasiada. Es un hábito muy común y podríamos decir que característico del ser humano.

Lo que debemos aprender es a distinguir las tareas necesarias de las indispensables. Por ejemplo, es importante hablar con nuestros seres queridos por teléfono, pero estas llamadas no deberían hacer que dejemos de desayunar por ejemplo.

El problema de procrastinar no sólo ocurre por las mañanas, esto puede trasladarse al día anterior, en el que por ejemplo querías planchar la ropa que te ibas a poner al día siguiente y ahora no la tienes lista. Por otro lado, si te levantaste tarde y querías hacerlo durante la mañana será imposible por falta de tiempo.

Tener una rutina muy larga o complicada

No se debe prolongar demasiado la rutina de por las mañanas, ya que empezaríamos el día muy apresurados y acabaríamos agotados, por lo que tenemos que dividir nuestras responsabilidades a lo largo del día para poder estar bien y tranquilos.

Chica despertando alegre.

Evita estos errores

Si quieres evitar estos errores te dejamos unos pequeños consejos para que los puedas desarrollar sin problemas.

  • Programa una rutina durante la mañana y no te la saltes.
  • Debes preparar cosas la noche anterior para que tu día esté mucho más planificado.
  • Acuéstate temprano e intenta no trasnochar.
  • Levántate antes, quizá esos 15 minutos que tienes de más son perfectos para desayunar o dejar el salón organizado.
  • Ten pensamientos positivos y no negativos.

Es esencial tener una buena rutina al despertarnos, ya que será determinante del día que tengamos. Esperamos que tengas en cuenta estos errores e intentes no cometerlos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.