5 señales que indican que estás obsesionada con tu peso

Cómo saber si estás obsesionada con tu peso

Tener una relación complicada con el propio peso es algo muy común. Y la gran mayoría de las personas suele controlar de alguna manera la cifra en la báscula. Lo general es hacerlo de vez en cuando, como medida de control, para saber en qué punto te encuentras y tomarlo como referencia. Pero cuando esta costumbre se vuelve adictiva, se convierte en una necesidad. Hasta el punto de volverse una conducta obsesiva, puede tomarse como una señal de que algo no va bien.

Una obsesión por definición es algo que se instala en la mente. Que se mantiene de forma repetitiva aún cuando no es la propia voluntad y que no se puede reprimir con facilidad. Cuando algo se convierte en una obsesión, puede transformarse en algo muy peligroso, también cuando se trata de algo relacionado con la talla. ¿Quieres saber si estás obsesionada con tu peso?

Cómo saber si estás obsesionada con tu peso

Obsesión por el peso

Las señales están ahí, empiezan como algo rutinario y se transforman en una constante en tu vida. Ya sea porque quieres bajar de peso, aumentarlo o mantener una cifra y que no se mueva en ningún sentido, si reconoces alguna de estas señales en tu comportamiento es posible que estés obsesionada con tu peso.

  1. Te pesas constantemente: Según los expertos en nutrición, lo recomendable es pesarse una sola vez a la semana porque el peso fluctúa constantemente a lo largo del día. Esto significa que si te pesas cada día e incluso, lo haces varias veces para comprobar si va cambiando, es más que evidente que estás obsesionada con tu peso. Esto es muy peligroso porque en un mismo día, el peso puede variar mucho y tu obsesión puede convertirse en un trastorno de alimentación.
  2. Tienes una lista de alimentos prohibidos: Sabes que hay alimentos que favorecen el aumento de peso, que no te sientan bien o que hacen que tu cuerpo cambie. Eso está bien, porque no es más que una forma de eliminar todo aquello que no te sienta bien. Pero si empiezas con una lista de entre 5 o 10 alimentos prohibidos y poco a poco comienzas a llenarla de cosas nuevas, llegará un momento en el que tendrás más prohibidos que permitidos.
  3. Cuentas las calorías: De cierta manera, contar las calorías es una manera de llevar un control de lo que se consume. La cuestión es que las calorías se deben contar para saber si se consumen las suficientes y no si son demasiadas. Es decir, cada persona tiene unas necesidades nutricionales diferentes, si sabes las calorías que necesitas y cómo obtenerlas con alimentos saludables, es totalmente correcto. El problema es que esto se puede volver obsesivo. Contar cada caloría para no pasarse y poder hacer cálculos mentales, es sin duda una obsesión que puede acarrear un problema con el peso.
  4. Piensas que cuanto más delgada seas tu vida será mejor: Este es un error muy frecuente en personas que viven obsesionadas con su peso. Ser delgado no es la solución de ningún problema, a no ser que este sea médico y esté controlado por un facultativo. Si crees que ser una persona delgada te hará ser una persona más feliz, no solo estás obsesionada con tu peso, es que además puede convertirse en un grave trastorno que debe tratarse lo antes posible.
  5. Tienes una mala relación con la comida: Si pasas el día pensando en la comida, buscas recetas constantemente y dedicas mucho tiempo a buscar cosas relacionadas con los alimentos, está claro que tienes una obsesión con tu peso y también con la comida. Tanto si esta obsesión es por la comida poco saludable, platos muy calóricos y llenos de grasas, como si es por la comida healthy. Es un comportamiento peligroso.

Obsesión con el peso y contar las calorías

En estos tiempos la sociedad está muy concienciada sobre la importancia de comer bien, practicar ejercicio y llevar una vida saludable. Pero una cosa es ser consciente de que cuidarse y tener buenos hábitos es la mejor manera de tener buena salud. Y otra, convertir algo bueno en un comportamiento obsesivo y compulsivo. Controlar tu peso para estar sana está bien. Pero si se convierte en algo que no te deja vivir, debes comenzar a transformar esos hábitos y no dejar que el peso controle tu vida.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.