5 recetas para disfrutar del té frío

Con la llegada del verano, cada día nos apetecen más bebidas frías. Pero también buscamos bebidas que no añadan ni una caloría a nuestro cuerpo, para seguir manteniendo esa operación bikini y no coger ni un kilito de más. Son esas pequeñas ayudas para adelgazar que nos hacen que nuestro día a día con la dieta sea menos duro. Hoy tenemos un post muy especial porque seguro que muchas como yo, sois adictas al . Pues bien, aquí tienes 5 recetas sencillitas para preparar té helado este verano.

5 recetas de té frío para este verano

Dejo a tu elección el tipo de té que quieras utilizar. A mi me encanta prepararlo con té verde que además es un gran aliado gracias a sus propiedades antioxidantes, solo aporta unas 2 calorías si le añadimos sacarina o edulcorante y además ayuda a aumentar el metabolismo de nuestras células, disminuyendo los niveles de colesterol malo.

Para que el té verde te ayude en tu dieta diaria, toma 3 tazas de té verde al día. Es perfecto para después de cada comida, es decir, durante el desayuno, después de comer y después de cenar, ya que además te ayudará a que tu digestión sea menos pesada.

  1. Té helado con vainilla y frutas: En un litro de agua mineral haz unas 6 cucharadas de té verde sencha con vainilla. Infusiona durante unos 3 minutos, y añade hielo. Acompáñalo con tus frutas favoritas. Queda delicioso con piña, melocotón o un poco de melón. Sírvelo muy frío y con hielo.
  2. Té frío con zumo de lima: En un litro de agua pon 6 cucharadas de roiboos (del sabor que más te guste), y deja que infusione unos 8 minutos. Pasado ese tiempo prepara en un baso el zumo de 3 limas. Mézclalo con el roiboos y añade unos hielos.
  3. Té helado con zumo de naranja: Exprime el zumo de 2 naranjas, y en un litro de agua infusiona 6 cucharadas de té verde matcha durante unos 3 minutos. En el vaso donde vayas a servir el té, pon el zumo de naranja y té matcha. Remueve todo y añade hielo.
  4. Té frío de sandía con albahaca: En un litro de agua infusiona 6 cucharadas de té verde normal y unas rodajitas de sandía. Deja reposar 5 minutos. La mezcla de la sandía con el té infusionada, está riquísima. Sirve todo en un vaso con hielo y decora con unas hojas de albahaca.
  5. Té negro frío con jengibre y menta fresca: En un litro de agua infusiona durante 4 minutos 5 cucharadas de té negro aromatizado o Darjeeling. Añade un poco de jengibre rallado fresco, unas hojitas de menta y un poco de azúcar moreno. Añade hielo y sirve bien fresquito.

Esto, son solo 5 opciones que te pueden ayudar a la hora de preparar un té diferente, pero todo depende de tus gustos. Eso si, recuerda siempre que para que el té quede riquísimo, ha de ser de calidad ya que de ello dependerá mucho el sabor del preparado que hagamos.


Un comentario

  1.   Milagros Gariboglio dijo

    Que rico que suena El té frío con zumo de naranja!
    Segurita de que esta tarde me haré uno <3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *