5 formas de atraer el amor a tu vida

Para atraer el amor de tu vida no hacen falta sortilegios ni pócimas mágicas. Se trata de un sencillo proceso de autoconocimiento, maduración y apertura mental. Quien anda por la vida con un corazón lleno de miedos y con temor a que vuelvan a hacerle daño, o con un gran escepticismo sobre las propias relaciones afectivas, difícilmente va a poder darse la oportunidad de ser feliz de nuevo.

El amor no se programa, ni se controla ni aún menos se invoca. El amor es dejarse llevar con la ilusión de un niño y la prudencia de una persona que sabe caminar con pies de plomo, y sabe valorarse a si misma. Sabe lo que merece. Hoy en “Bezzia” queremos sugerirte 5 formas en que puedes conseguirlo.

Sé realista: los cuentos de hadas no existen

Es muy posible que más de una al leer el título de este artículo (atraer el amor) haya pensado que íbamos a ofrecer unas pautas basadas por ejemplo, en la ley de la atracción. No es así, o no al menos en todos sus principios. Para atraer al amor de nuestra vida, a un amor consciente, maduro y que valga la pena, hemos de tener en cuenta lo siguiente:

  • No desees una relación perfecta, piensa en un amor “real”.
  • No hay hombres perfectos, al igual que no hay mujeres perfectas.
  • Se trata de encontrar un buen compañero que encaje en nuestros valores, que sea el puzzle de nuestros vacíos y la luz en nuestros momentos de tristeza. Alguien que “sepa construir” y no “destruir”.
  • No pienses en un amor romántico, ni en un amor eterno. El amor debe vivirse cada día y a través de los pequeños detalles. Debemos ser realistas, prudentes y no dejarnos deslumbrar.

Abre tu mente y cuida de tu corazón

¿Qué queremos decir con eso de abrir la mente? Todos, de alguna forma u otra, tenemos nuestros miedos, nuestras limitaciones, nuestras experiencias pasadas y nuestras inquietudes. A estas alturas de la vida tu mochila está ya muy cargada de experiencias.

Ahora bien, no permitas que los hechos del pasado limiten tus ilusiones y te hagan perder oportunidades. Abre tu mente y mira a tu alrededor, estate atenta a lo que te envuelve sea lo que sea.

  • No te limites a sentarte en una cafetería y a revisar tus mensajes en tu móvil. Deja el teléfono a un lado y vive tu aquí y ahora, escucha el sonido de la ciudad, respira, disfruta de tí misma… La casualidad puede surgir en cualquier momento.
  • Promueve nuevas situaciones en tu vida que te permitan conocer gente: apúntate a cursos, a clases de pintura, de yoga, de baile… Lo que vaya contigo.

¿Sabes lo que buscas?

Sabemos que no siempre podemos controlar a nuestro corazón ni elegir de quien nos enamoramos y de quien no. Ahora bien, debemos tener muy claro qué es lo que queremos y qué es lo que no estamos dispuestas a permitir:

  • Sabes que buscas a una persona que te sepa reconocer, que te valore y que sepa, por encima de todo, darte felicidad y no tristezas.
  • Quieres a alguien que te haga la vida más sencilla, emocionante y plena. No a alguien que te traiga sombras y desilusiones.
  • Debes ser capaz de advertir muchos detalles en cada persona que se te acerque. No te dejes engañar por la amabilidad previa, ni el encanto que encandila. Lee detrás de lo gestos y advierte sobre todo el que no se prioricen a sí mismos, el que no utilicen la ironía como forma de ataque o que no hagan uso del chantaje emocional.

Conviérte en la persona que deseas encontrar

Si buscas a alguien que te haga sentir segura, encuentra en primer lugar la seguridad en ti misma. Si deseas a una persona que alivie tus soledades, procura en primer lugar disfrutar de tu propia soledad.

  • No debes buscar a una persona en concreto para que tenga la obligación de apagar tus miedos o que se haga cargo de llenar tus vacíos.
  • Debes ofrecerte como una persona plena, libre de pesos, feliz por como eres, por lo que has conseguido. Si tú eres feliz, si te sientes bien por como eres, lograrás atraer a alguien con las mismas particularidades.
  • No se trata de buscar a tu media naranja. Tú no eres una media persona que necesite a otra media. Eres una mujer completa que busca a una pareja completa para ser feliz.

Muéstrate tal como eres, disfruta de tu belleza y naturalidad

No quieras aparentar algo que no eres. A la hora de seducir nos gusta sacar nuestras mejores armas, y sin duda, también tú debes hacerlo. Ahora bien, no te excedas hasta el punto de no reconocerte a ti misma, no vistas un estilo que no es el tuyo o en el que no te veas cómoda.

La otra persona debe apreciarnos y sentirse atraído por aquello que ve, y lo que vea debe ser tu propia esencia y aquello que te identifica. Ya sabes que quien esté contigo de amarte en cada una de tus virtudes y en cada uno de tus defectos.

Así pues, cuando salgas de casa camina con la seguridad de esas personas que se muestran al mundo con integridad, sabiéndose atractivas porque son felices por como son, por cada logro obtenido, por cada rincón de su cuerpo que configura aquello que es, que lo define, y que le gusta.

Para atraer el amor, tal y como decíamos al inicio, no se necesitan pócimas mágicas. Te necesitas a ti, con el corazón abierto, con ilusión y con la seguridad de la mujer que tiene muy claro lo que quiere, y por su puesto, lo que no quiere en su vida.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.