5 claves para dejar de gritar a tus hijos

Si sueles gritar a tus hijos cada día, entonces debes dejar de hacerlo lo antes posible. Si no lo haces, solo estarás transmitiendo tu infelicidad a los niños cuando se comportan mal, tu frustración por no hacerlo mejor y tu incapacidad de control de emociones incómodas. Son demasiadas cosas que transmites a tus hijos cuando gritas y es mejor que dejes de hacerlo cuanto antes. Pero, ¿cómo conseguirlo?

Date un descanso

Cuando pierdas la calma tómate 10 minutos para calmarte y haz otra cosa. Después, revisa el problema de nuevo cuando puedas explicarle a tu hijo lo que quieres que sea diferente la próxima vez y cuáles serán las consecuencias si no sigue la instrucciones.

Haz que sea más fácil para los niños

Intenta ver las cosas desde el punto de vista de tu hijo. Si le pides que haga algo mientras está haciendo tora cosa es posible que ni te escuche ni te responda de inmediato. Dale un avisto de 5 minutos antes de que se ponga a hacer otra cosa y dile que se debe tener de la actividad que está haciendo para realizar la siguiente.

Si tu hijo te miente averigua por qué lo ha hecho antes de reaccionar con ira. Si por ejemplo es un niño propenso a tardar en hacer sus cosas, es mejor que le ayudes a hacer las cosas mejor, quizá le faltan estrategias.

En otras palabras, descubre qué necesita tu hijo para que aprenda a hacer las cosas mejor sin necesidad de gritarle todo el tiempo. Recuerda que los gritos generan dolor emocional y rencor hacia ti.

Haz una lista de cosas que tu hijo hace bien

No todo es malo en esta vida y tu hijo tiene muchas cosas buenas. La próxima vez que te enfades con tu hijo, intenta este ejercicio: haz una lista de todas las cosas que hace bien. Puedes hacer esto en tu cabeza mientras te duchas. Luego, cuando llega el momento de sentarse y hablar con tu hijo sobre el comportamiento y lo que esperas que haga para solucionarlo, también puedes contarle sobre todas las cosas que crees que es excelente y el motivo por el que esperas que realmente es capaz de hacer las cosas mejor la próxima vez.

Habla con calma

Cuando te haya calmado tendrás que sentarte con tu hijo y pedirle toda su atención, habla de forma calmada y clara. Dile por qué no estás contento/a con su comportamiento y qué te gustaría que hiciera de manera diferente en el futuro. Así como le enseñarás buenas conductas, también a través del modelado, porque la forma ne que hablas a tu hijo será la forma en que él aprenda a hablarte a ti.

Jamás insultes a tus hijos

No importa cuál es el problema de comportamiento o lo frustrado/a que te puedas sentir. Recuerda que tus palabras son una herramienta muy poderosa y sin darte cuenta puede convertirse en una horrible arma. Del mismo modo que puedes fomentar la confianza de un niño con aliento, puedes derribarla con insultos o malas palabras. Sé muy consciente de lo que le dices a tu hijo y sobre todo, de cómo lo dices.


Categorías

Consejos mamás, Madres

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.