4 señales de que tus plantas no están bien

Plantas

Las plantas aportan frescura a nuestros hogares, además de ayudarnos a purificar el aire de los mismos. Sin embargo no siempre es fácil escoger la planta adecuada para cada espacio ni resulta sencillo cuidar de ellas. Cuando empezamos a cultivar plantas en nuestro hogar nos asaltan mil dudas: ¿cada cuanto tengo que regarlas? ¿por qué se marchitan sus hojas?

Empezar por esas plantas denominadas fáciles, es la mejor forma de iniciarnos.  Después solo hay que observarlas para ir aprendiendo cuáles son las señales de que algo no está bien. ¿Amarillean sus hojas? ¿Los bordes de las hojas parecen quemados? ¿La planta está triste?

No siempre una misma señal tiene por qué indicar lo mismo, pero conocer los principales problemas de las plantas puede ser de gran ayuda mientras somos principiantes. Por eso compartimos con vosotros en Bezzia algunas señales y la posible solución.

Riego en plantas

Hojas de color amarillento

Las hojas amarillas pueden ser síntoma de diversos problemas, siendo el mas común entre estos el exceso de riego. Asegúrate de que la planta que presenta estos síntomas no esta sobre un plato lleno de agua y que la maceta tiene agujeros en la base y cuenta con un buen drenaje. Las raíces de una planta de interior no deben sentarse en agua o estar constantemente mojadas o sus raíces se pudrirán.

Si ese no es el problema, saca la plata del tiesto o utiliza un medidor de humedad para comprobar el grado de humedad. Si el cepellón está muy mojado retira la tierra mojada que rodea a las raíces y déjalas secar antes de colocarlas de nuevo en la maceta con tierra seca. Después distancia los riegos.

Hojas marrones o con puntas “quemadas”

Las hojas marrones generalmente nos indican que la planta tiene sed. Si las puntas de las hojas son las que aparecen como quemadas y arrugadas el problema puede tener que ver también con una atmósfera demasiado seca. Especialmente en invierno, con el uso de la calefacción, el ambiente de nuestros hogares se vuelve mas seco, un problema que podemos contrarrestar colocando las plantas sobre una bandeja con guijarros y agua o utilizando un humidificador.

Síntomas en plantas

También puede ser síntoma de que las plantas están recibiendo mucha luz directa y se están quemando. Si las tienes cerca de una ventana, asegúrate de que la luz llegue filtrada a la planta en las horas centrales del día, a través de una cortina.

Además el que las hojas se vuelvan marrones también puede deberse la calidad del agua. Lo ideal a la hora de regar las plantas es que el agua haya reposado en la regadera toda la noche sin tapar para que los minerales puedan evaporarse, o simplemente usar agua destilada o agua de lluvia en lugar de agua del grifo.

Hojas que pierden el color

Cuando las hojas de una planta palidecen o pierden su variegado, creciendo las hojas nuevas totalmente verdes, el problema suele ser la falta de luz. Este síntoma acompaña frecuentemente a otros: la planta no florece o da fruto, tiene tallos débiles y delgados o las hojas se caen. Para solucionarlo tendrás que mover tu planta a un lugar mas luminoso, mas cerca de una ventana, si deseas que recupere toda su belleza.

Planta triste

Si observamos nuestras plantas es fácil darse cuenta de cuando una planta está triste. Normalmente sus tallos se debilitan y las hojas aparecen flácidas y parecen querer tocar el suelo. Su porte se deforma algo que generalmente indica falta de riego o exceso de calor.

Síntomas en plantas

Manchas en las hojas

Si la planta presenta pequeñas manchas en sus hojas podría tener una enfermedad provocada  por hongos, bacterias o algunos insectos. En tales casos lo ideal es retirar inmediatamente las hojas afectadas y aislar la planta de las otras plantas hasta descubrir de qué lo provoca y cómo tratarlo. También pueden aparecer manchas debido a problemas nutricionales, aunque a diferencia de la anteriores estas aparecerán de forma mas homogénea en toda la planta.

Como ya hemos mencionado, un síntoma puede deberse a diversos problemas. Ese es el motivo de que entender qué le pasa a nuestras plantas nos resulte tan difícil. La mejor forma de aprender a detectarlos correctamente es observar y observar y experimentar, ¡claro!

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.