4 mitos alimentarios y cómo afectan a la salud

Mitos alimentarios

A lo largo de la historia de la humanidad se han ido creando mitos y leyendas entorno a la alimentación. Cuestiones que se van transfiriendo entre generaciones, que en la mayoría de los casos carecen de fundamentos y que además, pueden resultar perjudiciales para la salud.

De hecho, cada día surgen nuevos mitos alimentarios, cada vez menos verosímiles y con un gran riesgo en muchos casos. Por ello, a continuación derribamos estos mitos alimentarios y te animamos a que consultes con un nutricionista siempre que quieras realizar cambios en tu alimentación. Ya que solo así tendrás la seguridad de alimentarte y nutrirte de la forma correcta.

Mitos alimentarios

Los mitos son leyendas o fábulas sobre personas, cosas o historias, sobre las que se cuentan datos, características o cualidades que en realidad no poseen. Estas historias solo tienen validez para aquellos que creen en ellos, pero sin que ello suponga que se trate de un hecho contrastado o con evidencia científica. De ahí el riesgo de los mitos alimentarios, ya que las creencias en este tipo de cuestiones sin fundamento, pueden resultar muy peligrosas.

A continuación derribamos alguno de los mitos alimentarios más extendidos y conocidos. Los cuáles se han estudiado y con ello, se ha logrado determinar su inexactitud. Si los conoces, puedes eliminarlos de tu vida con total seguridad.

Los huevos y su relación con el colesterol

Los huevos y el colesterol

De toda la vida se ha dicho que hay que limitar el consumo de huevos porque son causantes del colesterol. Algo que a día de hoy está demostrado que es incorrecto. Los huevos son un alimento con grandes propiedades nutricionales. Entre otros, aportan las proteínas de mejor calidad, vitaminas, minerales o grasas saludables. Por lo que dentro de una dieta variada y equilibrada, puedes consumir un huevo cada día sin que ello suponga un riesgo para tu salud cardiovascular.

El azúcar es necesario para el cerebro, más mitos alimentarios

Otra de las creencias más peligrosas en cuanto a alimentación, es que el cerebro necesita azúcar para funcionar correctamente. La realidad es que el cerebro necesita glucosa, que se puede consumir de muchas formas. El azúcar refinado y los alimentos que lo contienen, que es manera menos saludable de incorporar glucosa al organismo. La correcta, a través de alimentos que aportan carbohidratos saludables como los cereales integrales y sus derivados, la fruta, las legumbres, las verduras y hortalizas.

Una copa de vino al día es buena para el corazón

Los riesgos del consumo de vino

Esta es la excusa perfecta para aquellos que quieren tomar vino cada día sin ser conscientes de los peligros que esto entraña. Por una parte, el mito llega porque el vino contiene antioxidantes presentes en la uva, ingrediente principal de su fabricación. Sin embargo, el consumo de alcohol de forma habitual puede ocasionar muchos riesgos para la salud. Si quieres beneficiarte de los antioxidantes, consume la fruta en su forma natural, como los arándanos que son una gran fuente de antioxidantes.

Los adultos no deben tomar leche

Lo que dicen los especialistas al respecto, es que no existe ninguna evidencia científica de lo que entraña este mito. La asociación entre los animales y los humanos, es totalmente incorrecta. El mito dice que el humano es el único animal que sigue consumiendo leche en la edad adulta y que por ello es un alimento no necesario. La realidad es que los animales y los humanos se alimentan de formas diferentes.

La cuestión es que aunque la leche y sus derivados no son un alimento necesario para la dieta de los adultos, ya que el calcio y las vitaminas de este alimento se puede obtener de otros muchos, su consumo no resulta negativo para la salud. De hecho, los estudios indican que las personas que consumen lácteos y derivados tienen menor riesgo de sufrir enfermedades que las que no los toman.

Son muchos los mitos que existen con respecto a la alimentación. Por ello, lo más inteligente es optar siempre por una alimentación variada, equilibrada y saludable, porque solo así te aseguras de nutrir tu cuerpo correctamente. Y recuerda, ante cualquier duda, lo mejor es consultar con un profesional de la salud.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.