Quedar embarazada no es sinónimo de engordar

EmbarazoMuy por el contrario de lo que se cree, mantener un buen estado nutricional es tan importante a la hora de planificar el embarazo como durante la gestación. Los que saben definen al peso ideal como aquel en el cual el paciente se siente bien, cómodo y no compromete de manera alguna su estado de salud con factores de riesgo o enfermedades asociadas como diabetes o hipertensión arterial.

Ahora bien, ¿qué se supone que debería hacer una mujer respecto a su dieta cuando se entera que está embarazada?

Antes de quedar embarazada hay que lograr un buen peso y estado nutricional para evitar riesgos o complicaciones posteriores. Para lograr eso, hay que tener una dieta balanceada y realizar ejercicios, depende del estado de tu embarazo, hay muchos tipos de ejercicios que puedes hacer sin tener problema por el bebé.

Muchas mujeres reaccionan diferente trás la noticia del embarazo. Las que venian comienzo de forma balanceada no tendrían porque dejar de hacerlo. El estar embarazada no quiere decir que hay que comerse todo lo que uno tiene a su alrededor. Aquellas mujeres que ya están con unos kilos por encima, lo más recomendable no es que baje de peso sino que se mantenga en el peso y prestar más atención a su sistema vascular, por el riesgo de contraer diabetes gestacional.

A todas las mujeres se le aconseja que no suba más de 10 kilos durante el embarazo. “Entre 10 y 12 kilos” sería lo normal que una mujer debería engordar durante la gestación, al tiempo que una actividad aeróbica, como caminata (no ejercicios de impacto) serán de gran ayuda a los fines de mantener la línea y cuidar la salud.

También se le recomienda a las mujeres embarazadas que agreguen a su dieta una buena porción de fibras, debido que el embarazo ayuda más a la constipación, mucho más durante que en el embarazo que cuando no se lo está.

Consejos para el antes y el durante

  • La toma de ácido fólico antes del embarazo y hasta el tercer mes de gestación es recomendable.
  • Al quinto mes de gestación es aconsejable realizarle a la futura mamá una evaluación de glucemia, para ver si desarrolló diabetes gestacional, que está directamente relacionada con la dieta. El objetivo es saber si la “sobrecarga” generó la enfermedad en la mujer.

Algunas tienen suerte y tras el cambio hormonal vuelven enseguida a su peso anterior. También se destaca que si la mujer da de mamar, el estado hormonal de lactancia a veces complica la recuperación del peso. Para las que desesperan y quieren rápidamente volver a ser la misma que antes del embarazo, muchos médicos admiten que “depende tanto de la voluntad como de la suerte”.


Deja un comentario