Problemas específicos del cabello

A lo largo de nuestras vidas, un pelo antes completamente sano puede verse afectado por distintos problemas. Saber identificar las señales de que algo marcha mal, prevenir los daños o subsanarlos es algo que todas deberíamos aprender.

  • Tipos de CabelloAlopecia: La alopecia es lo que comúnmente llamamos “calvicie” o falta de pelo como consecuencia de una excesiva caída. Puede tratarse de un problema de alopecia por el que el pelo “se enrarezca” (se haga más escaso) o de un proceso más grave por el que lleguemos a perderlo del todo.En las mujeres, es menos frecuente que en los hombres, pero nadie está libre de sufrir este problema y en distintas etapas de nuestras vidas, por cambios hormonales, estrés, enfermedades… podemos perder más cabello del normal y sufrir como consecuencia un problema estético con efectos psicológicos negativos.Ahora bien, ¿cómo diferenciar una pérdida normal del cabello de una anormal que nos indique un problema mayor?.
    Teniendo en cuenta que la vida media de cada uno de nuestros cabellos es de entre 3 y 6 años y que cada folículo piloso puede producir entre 20 y 30 cabellos, no hay que asustarse por lo que en realidad es una pérdida “normal” de cabello. Cada día perdemos entre 30 y 100 pelos de nuestras cabezas, inevitablemente al peinarnos, al ducharnos, o simplemente porque la vida de ese cabello toca a su fin y debe ser sustituido por otro. Sin embargo, si tu cabello cae con cierta frecuencia sobre tu ropa o los encuentras de forma llamativa sobre tu almohada o en la bañera, algo “anormal” está sucediendo. Continúa tranquila. Si tu situación es esa, en efecto estás perdiendo más pelo del normal, pero eso no quiere decir que sufras una alopecia que derivará en calvicie.
  • Grasa: El exceso de grasa se produce por un desarreglo de las glándulas sebáceas del cuero cabelludo, que produce más grasa de la necesaria y la expulsa extendiéndose ésta por el cabello. Por ello lo que hay que tratar no es tanto el pelo como el cuero cabelludo, evitando frotarlo en exceso (eso lo estimula y produce mas grasa), el uso de productos químicos o de secador, y cuidar la alimentación. Como en el caso de la alopecia, el estrés, la contaminación, o los procesos hormonales (en este caso y con cierta frecuencia, la pubertad), influyen en estos desarreglos. Conviene tratarlos desde dentro (con la alimentación adecuada) y complementar el cuidado desde fuera, con los productos adecuados para cada caso.
  • Caspa: La caspa pueden sufrirla tanto las personas con el cuero cabelludo seco como las que lo tiene graso. En el primer caso, la descamación de la piel (eso es la caspa) se produce en forma escamas secas sueltas que afloran por todo el pelo y caen molestamente a nuestro alrededor. En el segundo caso, la escama queda atrapada en la grasa del pelo dándole un aspecto aún más pastoso y sucio. El efecto de la caspa es antiestético y desagradable para nosotros y para los demás, dando la sensación de que la persona que la sufre tiene una falta de higiene o está enferma. Curiosamente, y al contrario, una excesiva higiene, con un cuero cabelludo estimulado en exceso por frotamientos, uso exagerado de productos para el cabello o malos aclarados, pueden ser los causantes del problema.
Te puede interesar

Categorías

Belleza

Mujeres con Estilo

Mujeresconestilo era una web sobre belleza, moda, salud y otros consejos para la mujer. Actualmente está integrada dentro de Bezzia.com para formar... Ver perfil ›

Deja un comentario