Inteligencia Emocional: Estrategias de personas emocionalmente competentes

Sombras de personas en una cafetería

Está demostrado. No es posible concebir el adecuado desarrollo de una persona, al margen de sus emociones. En cualquier ámbito de la vida de un individuo, las emociones y la forma en la que las gestionamos, van a determinar en gran medida cómo nos comportamos ante determinadas situaciones y, las consecuencias que obtenemos de esa actuación. ¿Quieres saber cómo empezar a poner en marcha tu inteligencia emocional?

En este post, quiero mostraros algunas de las estrategias más utilizadas en personas emocionalmente competentes. Si tú también quieres saber los beneficios que conseguirás con un correcto lenguaje emocional… ¡te interesa!

Presta atención a lo que estás sintiendo

Chica con fotos de su cara expresando emociones

La autoconciencia, según Daniel Goleman, se considera uno de los principales componentes de la inteligencia emocional. Esta es la capacidad que tenemos para reconocer, emociones, sentimientos y estados de ánimo. Tanto los nuestros, como los de los demás.

Además, la autoconciencia implica también ser conscientes de cómo las emociones afectan a otras personas. Una vez que logres la capacidad para controlar tus distintas emociones, así como los efectos de estas sobre los demás, ya tendrás mucho camino recorrido para empezar a considerarte, una persona ¡emocionalmente inteligente!

La empatía como base de la inteligencia emocional

La empatía es la capacidad para comprender las emociones y los sentimientos de otras personas. Sería como ponernos en el punto de vista del otro, comprendiendo sus razones, sus pensamientos y sus emociones. Significa ir más allá de tu propio punto de tu vista y de tus exigencias personales. Ser capaz de “ser el otro” en un momento dado. Sabiendo cómo se siente otro, nos será más fácil responder ante con él de la manera más adecuada, lo que supondrá un importante reforzador para tus relaciones interpersonales.

Aprende a regular tus emociones

Comprender nuestras emociones es fundamental pero no suficiente. Además de esto, debemos aprender a regular nuestras respuestas emocionales, especialmente las negativas. Estas últimas son las que más nos cuesta gestionar porque su intensidad, en muchas ocasiones, no nos deja pensar de manera racional.

Las emociones negativas forman parte de la vida. Son necesarias incluso para lidiar con eficacia las adversidades que nos iremos encontrando. Pero sólo conseguiremos dotarlas de utilidad, si sabemos gestionarlas correctamente.

Entrena tus habilidades sociales

Muñecos de papel sobre inteligencia emocional

Las personas emocionalmente competentes, suelen tener buenas habilidades sociales. Esto quiere decir que se relacionan de forma asertiva y respetuosa con los demás. Probablemente en esto, tenga mucho que ver el que para ellos, sea más fácil estar en sintonía con sus propios sentimientos así como con los demás.

Expresa tus sentimientos

Chico frente a chica expresándose delante de una pizarra

Saber expresar adecuadamente tus emociones y sentimientos, también constituye un aspecto esencial a la hora de desarrollar al máximo tu inteligencia emocional. No tengas miedo de darte a conocer y huye de cualquier tipo de represión hacia ti mismo.

Aprende a identificar las causas de tus emociones

Previamente a cualquier emoción, ocurre un estímulo o situación que la desencadena. Identificar la fuente de tus sentimientos es tan importante, porque sólo conociendo qué es lo que ha provocado determinado estado emocional, tendremos la oportunidad de manejarlo eficazmente. Para poder actuar sobre algo, primero necesitamos saber a qué nos estamos enfrentando. Identifica qué es lo que te ha hecho reaccionar de determinada forma, y utiliza las estrategias adecuadas para, en posteriores ocasiones, modificar tu modus operandi.


Categorías

Psicología

Carmen Espigares

Psicóloga, especialista en RRHH y community manager. Granaína de toda la vida y buscadora de metas a alcanzar. ¿Algunas de mis aficiones? Cantar... Ver perfil ›

Deja un comentario