Evitá los bajones de energía

falta-energia.jpg¿Te cuesta levantarte cada mañana? ¿Te notás con poca energía por la tarde? ¿Al llegar a casa después del trabajo estás tan agotada que no tenés ganas de hacer nada? ¿Incluso aunque por la noche duermas lo suficiente? No hay por qué preocuparse. No estamos en plena forma a todas horas.

Los períodos de fatiga pueden deberse a la climatología (a la escasez de horas de luz en invierno) o a niveles de estrés excesivos. Los hábitos alimenticios y de sueño también juegan un papel importante. Si no tomás las vitaminas adecuadas y dormís menos horas de las debidas, perderás energía poco a poco. Y si piensás que estás cansada sin motivo aparente, quizá debieras reflexionar sobre tu estilo de vida.

Aquí te mostramos algunos trucos para que te recuperes rápidamente cuando estés cansada y vuelvas a sentirte bien. En mayor o menor medida, casi todos notamos que nos fallan las pilas por las tardes. Si comiste demasiado al mediodía o saliste por la noche y te acostaste tarde, lo cierto es que a primera hora de la tarde lo único que te tenés ganas de hacer es dormir la siesta. Cada vez son más los especialistas que recomiendan la siesta por sus beneficios para la concentración, la memoria y la capacidad de aprendizaje.

Si te lo podés permitir, dormí una siesta de media hora. Si no tienes tiempo, acostumbrate al menos a comer ligero. Un gran bol de ensalada, por ejemplo, te aporta toda la energía que necesitás. Si lleva nueces, estimula la liberación de serotonina, la hormona de la felicidad, y además mejora la concentración. Si aún así estás tan cansada que se te cierran los ojos, probá a mascar chicle o a chupar una rodaja de limón (o una raíz de jengibre, si te gusta su sabor). Hay sabores que, además de ser un placer para el paladar, despiertan.

UN POCO DE EJERCICIO CADA MAÑANA

Si te cuesta despertarte por la mañana o te levantás de mal humor, quizá se deba a que la alarma del despertador ha sonado justo cuando estabas en una fase de sueño profundo. Tratá de adaptar tus horas de sueño a tus necesidades. Probá programar el despertador para que suene media hora antes o media hora después de lo habitual. Así vas a averiguar cuántas horas necesitás dormir realmente. Después de levantarte, hacé un poco de ejercicio, de ser posible en un lugar abierto o cerca de una ventana abierta: no hay nada más estimulante que sentir el aire fresco en la cara. Corré durante diez minutos, levantando las rodillas todo lo que puedas. Mientras corrés, estirá los brazos hacia arriba y hacia los lados. Este ejercicio reactiva la circulación sanguínea y fortalece el ritmo cardiaco. ¿Sos de las que no se despiertan hasta que se meten en la ducha? Ahora que viene el buen tiempo, acostumbrate a terminar de ducharte con agua fría, siempre de abajo a arriba, empezando por el pie derecho y terminando en el pecho. El GEL DE DUCHA REVITALIZANTE de NIVEA BATH CARE te ayudará a empezar el día con una gran sensación de bienestar. Consejos de Nivea para Mujeres con Estilo como vos.

Te puede interesar

Deja un comentario