Embarazo y Toxoplasmosis: lo que hay que saber

Embarazo y ToxoplasmosisLa toxoplasmosis es una infección cuya transmisión se asocia generalmente a los gatos. Cuando la persona infectada resulta ser una embarazada, el hijo puede sufrir graves consecuencias. Existe mucha desinformación al respecto, y también muchos mitos respecto a si las embarazadas pueden o no tener gatos en casa. Pues bien, ni los gatos son los únicos portadores de la toxoplasmosis, ni las mujeres deben deshacerse de ellos durante la dulce espera. Tomando algunas medidas especiales, una mujer embarazada puede vivir con sus gatos sin problemas y gestar un niño libre de toxoplasmosis.

La toxoplasmosis es una enfermedad contagiada por un parásito (el toxoplasma gondii) que es zoonótica y se aloja por igual en animales herbívoros, carnívoros y omnívoros. El huésped final es el gato, el que come roedores o pájaros infectados y en su intestino crecen los huevos. Luego, a través de las heces del gato, éste puede infectar a quienes las manipulen (si es un arenero o una caja sanitaria) o a lo que tome contacto con ellas (tierra, verduras, frutas, etc.) El parásito se transmite principalmente por consumir carnes (ovinas, bovinas, cerdos) mal lavadas, crudas o a medio cocer, manipular heces de gato, ingerir leche no pasteurizada, huevos crudos, o por contacto con utensilios de cocina contaminados. De ahí que las principales medidas para evitar la toxoplasmosis para una embarazada son:

  1. No comer carnes crudas o poco cocidas, especialmente de cordero, cerdo, vacuno y aves.
  2. Lavarse las manos con jabón después de manipular carne cruda. No tocarse los ojos, nariz o boca con las manos sin lavar.
  3. Lavar todas las frutas y verduras antes de comerlas.
  4. No ocuparse de vaciar ni de limpiar la caja sanitaria (arenero) del gato. Que otra persona realize esa tarea. Si no hay otra persona, usar guantes de látex y lavarse cuidadosamente las manos después de la limpieza de la arena.
  5. No alimentar al gato con carnes crudas o poco cocidas. La comida húmeda enlatada está libre de toxoplasmosis.
  6. Mantener al gato dentro de casa para impedir que cace pájaros o roedores.
  7. Utilizar guantes al trabajar en el jardín, puesto que es posible que algún gato haya depositado el parásito en el suelo. Mantener las manos lejos de la boca y lavarlas cuidadosamente después de terminar.

El embarazo es una importante etapa para la mujer. Toda embarazada quiere vivir un embarazo lo más tranquilo posible y toma todas las precauciones posibles para gestar un bebé que sea sano y saludable. Seguir estas simples reglas podrán ayudarla a vivir esta etapa sin riesgos y sin separarse de sus compañeros gatunos. Cualquier síntoma que tengas, consulta rápidamente a tu ginecologo.


Deja un comentario