El Cuidado de tus Pies

Consecuencias de unos pies descuidadosEl cuidado de tus Pies

Tal vez por permanecer ocultos durante gran parte del año, los pies son una de las partes del cuerpo más olvidadas, sin tener en cuenta que su salud es fundamental, como señalan los especialistas, ya que soportan nuestro peso la mayor parte del día. Desde el punto de vista estético, unos pies cuidados, al igual que las manos, son una tarjeta de presentación. Por todo lo indicado, merece la pena dedicarles unos minutos al día.

Unos pies descuidados significan unos pies antiestéticos. En ocasiones, además, se favorece la aparición de problemas que requieren atención médica como los juanetes o el pie de atleta.

Entre los defectos más comunes se encuentran las durezas, producidas por el roce constante con el zapato y la sequedad de la piel. Para prevenir su aparición se aconseja reducir al mínimo la causa de la presión, cambiando el calzado con frecuencia. Después, exfoliar suavemente y, finalmente, hidratar con una crema como NIVEA Creme, que vaya ablandando gradualmente esa piel dura. No se recomienda limarlas o cortarlas, pues lo que se conseguiría sería fortalecerlas y hacerlas más visibles.

Otro síntoma de la falta de cuidado de los pies es la sequedad, que se manifiesta con rugosidades, estrías, grietas, escamas, etc. La solución: aplicar una crema hidratante a diario y, cada semana, una crema exfoliante (también específica para esta zona del cuerpo).

Una afección que sufrimos todos son los pies hinchados. Podemos aliviarlos con una baño de agua templada y sal gorda, posteriormente, aplicar una crema descongestionante con un suave masaje.

Consejos para unos pies perfectos
Para evitar todas estas dolencias y poder lucir unos pies sanos, descansados y suaves sólo es preciso seguir unas indicaciones muy sencillas.

En primer lugar se debe tener en cuenta el calzado, uno de los principales causantes de los problemas de nuestros pies. Los tacones de vértigo, las puntas estrechas y otros diseños de moda, son muy vistosos, pero…, tienen su lado negativo.

Ante todo, hay que elegir zapatos cómodos, con un tacón ni demasiado alto ni demasiado bajo, y con la horma más adecuada a la forma de nuestro pie. Es recomendable descartar las puntas estrechas y los estilos demasiado cerrados. Asimismo, debe permitir la adecuada transpiración de la piel.

En verano, la mejor opción son las sandalias, para evitar el exceso de transpiración, la mala circulación, la retención de agua y la falta de oxigenación.

Utilizar siempre medias o calcetines de fibras naturales, como el algodón o la lana, y cambiarlos a diario.

La higiene es fundamental, nos ayudará a tener unos pies hidratados y suaves. Además de la limpieza diaria, con abundante agua y jabón, una vez a la semana es conveniente realizar un baño de pies en un recipiente con agua caliente y sales durante 10 minutos. Después, frotar los talones con piedra pómez y terminar hidratando con cremas como la Loción Cremosa Triple Acción, que tonifica intensamente la piel, a la vez que le proporciona una suavidad duradera y protección frente a la sequedad. La hidratante penetrará mejor si la aplicamos realizando un masaje, que además ayudará a activar la circulación.

Con este ritual, eliminaremos la piel seca y las impurezas, impidiendo la aparición de durezas y callos.

La hidratación no debe limitarse sólo al baño de pies semanal, hay que procurar que sea una medida rutinaria de todos los días y para ello nos podemos ayudar con el Aceite cuidado intensivo, que gracias a su exclusiva fórmula enriquecida con aceite natural de aguacate y una cuidada selección de aceites puros, favorece la suavidad de la piel seca y la protección duradera contra la pérdida de hidratación de la piel.

También ayuda a tener unos pies sanos la realización de unos simples ejercicios como andar de puntillas, hacer rotaciones de tobillo, saltar a la comba, intentar coger objetos con los pies y hacer rodar una pelota de tenis bajo los pies, desde la punta de los dedos hasta el talón. Siempre que se pueda, acudir a la playa para pasear sobre la arena es un gran masaje para los pies. Si no existe esta posibilidad, se puede sustituir la arena por el suelo de casa o el césped.

En el cuidado de los pies no nos podemos olvidar de la pedicura. Debe realizarse de manera frecuente para evitar el desagradable fenómeno de la uñas encarnadas. Los especialistas recomiendan recortarlas rectas, y nunca demasiado cortas, para evitar que se introduzcan en el dedo.

Verás como siguiendo estos simples cuidados conseguirás que tus pies, esas bases de nuestro cuerpo que tanto soportan, estén en perfectas condiciones. Nota de NIVEA para mujeres con estilo como vos!


Categorías

Belleza

Mujeres con Estilo

Mujeresconestilo era una web sobre belleza, moda, salud y otros consejos para la mujer. Actualmente está integrada dentro de Bezzia.com para formar... Ver perfil ›

Deja un comentario