Discriminación laboral: ¿qué hacer?

Discriminación laboralTodos los países cuentan con una legislación que protege al trabajador contra cualquier tipo de discriminación por parte de su empleador y/o de otros compañeros de trabajo, de todos modos es casi imposible evitarla por completo. Por eso, tú como empleada o empleadora tienes que saber reconocer los diferentes tipos de discriminación que se puedan dar en tu centro laboral para así poder hacer algo al respecto:

  • Discriminación directa. Cuando un trabajador es tratado peor que otro(s) en circunstancias similares, es despedido, o recibe acoso debido a su raza, sexo o estado civil.
  • Discriminación sexual automática. Es aquella dirigida contra una mujer debido a su condición de madre gestante o por solicitar licencia por maternidad.
  • Discriminación indirecta. Es cuando el trabajador se encuentra en desventaja respecto a sus compañeros para realizar el mismo tipo de trabajo.
  • Victimización. Cuando un trabajador es tratado peor que otro(s) por haber denunciado una discriminación o haber testificado por la de otro compañero.
  • Acoso o abuso. Puede darse a través de la intimidación mobbing/bossing o de la agresión física directa por parte del empleador.
  • Acción positiva. Cuando un trabajador recibe ventajas laborales en base a su raza o sexo para “promover la igualdad”. Esta práctica se considera ilegal, excepto si se da para facilitar el acceso a facilidades de capacitación, bienestar social, etc. Y para motivar a otros trabajadores a aprovechar estas oportunidades.
Te puede interesar

Deja un comentario