Cuidados en el embarazo – 3º trimestre

3º trimestre de gestación de un bebéSemana 29 a término (semana 38-42)

En estos últimos meses antes del parto, los cambios corporales son intensos y si hasta ese momento había pocas molestías físicas ahora sí los cambios corporales se hacen sentir. Al aumento de peso se suma mayor cansancio, posible hipertensión con hinchazón de manos, tobillos y pies y dificultades para dormir por el mayor volumen de la panza y por la posición que adopte el bebé.

A partir de la semana 30 ya se habrá formado el colostro en los pechos (un liquído dulce, menos nutritivo que la lecha pero de mejor digestión para el bebé y que será su primer alimento, antes de la bajada de la leche) que puede manifestarse como unas gotitas amarillentas que no te deben preocupar en absoluto.

Tambien es posible que comience a dolerte la espalda por el cambio en el centro de gravedad a causa del agrandamiento del útero y puede sobrevenir dolor en la parte inferior de la espalda o las caderas (por la distensión de las articulaciones pelvianas). Debido al mayor tamaño que han cobrado tanto el útero como el bebé, pueden aparecer molestías como presión sobre las costillas bajas, la vejiga y el estómago.

Mientras el tiempo pasa, es probable que te sientas más incómoda y cansada por el tamaño de tu panza, y que vuelvan algunos malestares del primer trimestre. Quizás también te encuentres alternando momentos de alegría y excitación con otros de franco temor.

El miedo al parto es una manifestación intuitiva que es conveniente que la espreses y la resuelvas en la consulta con el médico obstetra o en las charlas de preparto.

El control médico:

A partir de la semana 32, los controles mensuales se transforman en quincenales y se controla tu presión arterial y la posición y vitalidad del bebé. La visita al médico obstetra será semanal a partir de la semana 38 y se practicarán monitoreos en cada consulta.

El médico te va a pedir exámenes prequirúrgicos, como análisis de coagulación y electrocardiograma, por si es necesario una intervención quirúrgicas.

En este trimestre suele hacerse la segunda y última ecografía que brindará los datos sobre la probable fecha de parto, en función de la medida y el peso del bebé. La cabeza del bebé probablemente ya esté encajada en la pelvis, por lo cual las molestías respiratorias mejorarán respecto del mes anterior.

La presencia de contracciones en el último trimestre hace que estas falsas alarmas, en algunos casos, sean frecuentes, pero los criterios para establecer si ya no se ha desencadenado el trabajo de parto son la aparición de contracciones regulares y la ruptura de las membranas.

Características del bebé:

La mayoría de los bebés llegan al mundo entre las 38 y las 42 semanas de gestación.

Hacia el 7º mes agudiza su capacidad auditiva y le llegan los sonidos del mundo exterior. Reconoce la voz de sus padres y vos te das cuenta de que reacciona ante estímulos sonoros porque se movera más, por ejemplo, si hay música fuerte en una fiesta o en el cine.

A partir del séptimo mes perfecciona también un nuevo sentido: la vista. Abre y cierra los ojos y percibe, dentro del útero, una luz rojiza.

En los dos últimos meses aumenta unos 200 gramos por semana y desarrolla una capa protectora de grasa sobre la piel (que se llama vérniz caseosa), la cual lo ayuda a estar más protegido al momento de nacer. El cordón umbilical se hace más fuerte y está rodeado de una sustancia gelatinosa que, en principio, impide que se formen nudos en él.

A partir de ese momento está más apretado y ocupa casi todo el espacio del útero. La cantidad de líquido aumenta y, en el momento del parto, hay entre medio y un litro y medio de esta sustancia. El bebé traga líquido para que el canal alimentario realice sus funciones.

En los últimos meses, los músculos del útero se contraen y relajan periódicamente, ayudando al bebé a adoptar la posición más apropiada para el parto.

Llega al mundo con nueve meses de vida, listo para ese encuentro tan especial que lo pondrá cara a cara con vos, su mamá.


Deja un comentario