¿Cómo hacer un exfoliante corporal casero?

Para exfoliar la piel y recuperar ese tacto fino y suave, basta añadir al gel de ducha una cucharada de sal gruesa y aplicar mediante un ligero masaje circular insistiendo en aquellas zonas más duras y ásperas como los codos, rodillas, tobillos, talones… Después aclara bajo la ducha con abundante agua tibia.

Con este gesto habrás eliminado eficazmente las células muertas que se acumulan sobre la piel, recuperando su luminosidad natural.


Categorías

Belleza

Mujeres con Estilo

Mujeresconestilo era una web sobre belleza, moda, salud y otros consejos para la mujer. Actualmente está integrada dentro de Bezzia.com para formar... Ver perfil ›

Un comentario

  1.   Julieta dijo

    Mmmm, lo voy a provar!
    gracias 🙂

Deja un comentario