¿Cómo comer sano en el trabajo y ser más productivos?

Comer en la OficinaDebido a la presión propia del trabajo y los problemas personales descuidamos olímpicamente nuestra alimentación, nuestra principal fuente de salud y vida.

Sin embargo, este problema puede remediarse siguiendo estas pautas que te ayudarán a elegir mejor tus comidas, y así evitar problemas de salud que afecten tu productividad en el trabajo.

  • Elige la combinación más saludable. Un perfecto almuerzo saludable consistiría de una ensalada de verduras como entrada; un pescado blanco o una carne cocida a la plancha como plato de fondo; un pedazo de fruta, queso fresco o una porción de yogur como postre; y un zumo o jugo natural de refresco.
  • Menos café y alcohol. Ciertamente las empresas no deberían promover el consumo del café porque pone a los trabajadores más tensos y nerviosos, pero lamentablemente el café está muy enraizado en la cultura organizacional de casi todas las empresas. Si bien en las reuniones y compromisos de trabajo circula el alcohol, su consumo siempre debe ser moderado. Sería terrible que tu jefe te viera borrachito(a) por ahí, ¿no?
  • Mastica despacio. Por más apurado(a) que estés, si comes deprisa te vas a arrepentir después porque tu comida no va a digerirse bien, y hasta te van a venir eructos o gases, entre otras molestias. Asimismo, tampoco tienes que comértelo todo, come hasta donde puedas, así te evitas la panza y la pesadez.
  • Camina después del almuerzo. El peor error que puedes cometer es sentarte en tu sitio después de almuerzo. Por más que tengas que comer en tu escritorio, procura caminar por unos 10 minutos. Esto ayuda a hacer la digestión, desconectarte de la oficina y aliviar el estrés.
  • Elige el restaurante más sano. Elige un restaurante de comida variada, aléjate de los fast-foods o restaurantes de un solo tipo de comida. Una dieta saludable de basa en al variedad y en el bajo contenido de grasa. Así es que siempre dale una mirada al menú antes de entrar.
  • Equilibra tu dieta. Una dieta equilibrada es aquella que reúna las calorías adecuadas para ti a lo largo del día, no en una comida específica. Los excesos del almuerzo pueden compensarse en casa, pero para ello es mejor la asesoría de un nutricionista para que te ayude a calcular las calorías que necesitas y los alimentos que debes reducir o eliminar.
  • Escoge platos de fácil digestión. Evita las comidas pesadas y grasosas que provoquen fatiga y pesadez estomacal. Recuerda que en la oficina debes mantenerte ágil y alerta, por eso consume más verduras, más frutas y más lácteos.
  • Ten en mente tu tipo de trabajo. Si tu trabajo demanda una actividad física fuerte como trabajar en construcción, cargar objetos pesados o similares, naturalmente necesitarás una mayor cantidad de calorías diarias que alguien que tiene un trabajo sedentario como un oficinista o conductor.

Deja un comentario