¿Cansada?

¿Cansada? Siempre pasa lo mismo. Cuando nos levantamos nos sentimos a punto y en forma, pero al llegar a casa después de trabajar nos sentimos cansadas y sin fuerzas. Esto no tiene por qué ocurrir si seguís nuestros consejos.

Empiezá por levantarte con tiempo suficiente, así vas a evitar llegar al trabajo apurada y estresada. Hacer ejercicios de estiramiento cada mañana y desayunar sano te va a ayudar a mejorar la circulación sanguínea y a afrontar el día de forma relajada. Esta grata sensación te va a acompañar durante todo el día. En cuanto llegues a tu puesto de trabajo inspirá profundamente: este sencillo gesto te servirá para concentrarte más en tu tarea.

¿Tenés ganas de un café? Adelante, pero antes conviene que bebas un vaso de agua no muy fría para purificar tu cuerpo.

DALE UN RESPIRO A TU CUERPO Y A TU MENTE

Para estar en forma, los expertos recomiendan beber por lo menos dos litros de agua al día. Pero no vale con tener la botella siempre a mano. Lo ideal es tener en la oficina una botella pequeña que vayas rellenando cada vez que se vacíe, así desentumecerás las piernas. Con estos breves paseos los músculos se estirarán y se estimulará la circulación sanguínea en todo tu cuerpo, incluso en el cerebro. Si tu trabajo requiere estar sentada muchas horas seguidas, es más saludable comer ligero varias veces al día, preferiblemente verduras o fruta fresca, que hacer una pausa larga a mediodía para comer. Aprovecha tu tiempo de descanso para salir afuera a que te dé el aire. El nivel de concentración disminuye al cabo de unas horas, por eso salir a almorzar o simplemente a dar un paseo te sentará bien y te despejará. Si notás que te cuesta concentrarte, buscá inspiración en tus compañeros. Muchas veces una segunda opinión obra maravillas.

¡POR FIN EN CASA!

¿Querés acabar bien el día? En cuanto llegues a casa, date una ducha con el GEL DE DUCHA REVITALIZANTE de NIVEA BATH CARE. Este nuevo gel de Ducha con una suave fragancia reconfortante, proporciona una placentera ducha antiestrés que te ayudará a relajarte después de un duro día de trabajo mientras te aporta el máximo cuidado para tu piel. Si no tenés tiempo para ducharte, con un sencillo y rápido gesto podés limpiar de impurezas la piel de la cara con las TOALLITAS DESMAQUILLANTES REFRESCANTES de NIVEA VISAGE. Acostumbrate a hacerlo todos los días y te vas a sentir liberada para disfrutar plenamente de lo que queda del día. Considerá estos cuidados diarios como un premio. ¡Tu cuerpo y vos se lo merecen! Nota realizada por NIVEA para Mujeres con Estilo como vos!

Te puede interesar

Deja un comentario