Beneficios de la vitamina C

La vitamina C es uno de esos milagros de la naturaleza que siempre tiene efectos maravillosos en nuestro cuerpo.
Es de la creencia popular que la vitamina C se debe ingerir sólo cuando estamos resfriados o tenemos gripe. Sin embargo esto es totalmente falso, pues esta vitamina es beneficiosa en cualquier momento, en especial para los niños, porque nos ayudara a combatir cualquier enfermedad que nos ataque.

Vitamina CPero además de tener efectos tan maravillosos con respecto a las enfermedades, la vitamina C interviene en la formación del colágeno, proteína que alimenta, refuerza y mantiene unidos los tejidos del cuerpo. Por esta razón, también ayuda a que nuestros huesos, dientes y tejidos sean fuertes y sanos, y con más razón en el caso de los niños, cuyos huesos y tejidos están en plena formación.

Como si esto fuera poco, la vitamina C ayuda a que las heridas sanen más rápido debido a que el mismo colágeno actúa como un pegamento natural que mantiene unidas las nuevas células de la piel que se forman cuando una herida se cierra.
Por otra parte, es sabido que el hierro que no proviene de la carne, como el que se encuentra en los frijoles, en los cereales, o en las espinacas, es muy difícil de digerir. La vitamina C lo convierte en un compuesto y facilita su digestión. De ahí que se recomiende acompañar el cereal con jugo de naranja, rico en vitamina C.

Por último está demostrado que a largo plazo, la vitamina C ayuda a prevenir enfermedades del corazón y el cáncer, pues protege las células del cuerpo contra la oxidación. Esto quiere decir que si desde niños ingerimos vitamina C, las probabilidades de enfermarnos con una afección de este tipo se vera reducida considerablemente.

Es por todas esta razones, que se insiste en que debemos ingerir vitamina C y dársela a nuestros niños. Por si no lo recuerdas, son alimentos como la naranja, el limón, el chile dulce, la toronja, la piña, la mora, el tomate, y en general los cítricos y los vegetales verdes, los que contienen gran cantidad de esta vitamina.

Así que acostúmbrate a ingerir una dosis diaria de vitamina C (que equivale a un vaso de jugo de naranja o a 60 mg.) y de dársela a tus hijos. Los beneficios que obtendrás serán inmejorables.

Te puede interesar

Deja un comentario