Autobronceadores: una apuesta segura para este invierno

autobronceadores.jpgPara aquellas que quieran lucir una piel dorada este invierno, los autobronceadores son una apuesta segura, qué no expone la piel a ningún desgaste y que vienen acompañados de un factor de protección, qué proporciona hidratación y control diarios, a una piel qué cada vez está más sometida al flujo de la moda.

Mucho se ha hablado de los autobronceadores desde su aparición, siendo este producto el resultado de una tendencia aparecida en los años 60 y 70, por lucir una piel con cierto color. Esto señalaba una posición social elevada qué se manifestaba en un rostro bronceado conseguido gracias a la práctica de actividades deportivas realizadas al aire libre, qué aportaban a la piel el rubor deseado. Pero, ¿cuál es el secreto para lograr un tono adecuado?

Elegir un producto que se adapte a tu tipo de piel y la utilización del mismo. Para ello, la oferta es muy variada. Se pueden distinguir autobronceadores para cuerpo, rostro y manos, y su formato ha variado con los años: toallitas, spray, gel y cremas, satisfaciendo de esta manera, a todos los gustos.

Sabemos los daños que pueden acarrearnos exposiciones muy prolongadas de sol: fotoenvejecimiento, manchas, granitos… Gracias a los autobronceadores que están ahora en el mercado, nuestra piel está más segura, ya que la intencionalidad del producto ha variado, y actualmente no sólo proporcionan color sino que también poseen filtros solares que protegen a la piel de radiaciones nocivas, además de actuar otros muchos cómo hidratantes que se utilizan para uso diario.

Para una mayor efectividad del producto:

  • Exfoliar la piel antes de la aplicación, con el fin de eliminar la piel sobrante.
  • Seca bien la piel antes de aplicar el producto.
  • Extender una capa uniforme con la palma de la mano.
  • Dejar actuar el producto sin que se roce con nada.
  • Lavarse muy bien las manos al termina el proceso.

Esto, junto con una elección acorde con tu tipo de piel hará que luzcas un color que todas tus amigas envidiarán.


Deja un comentario