12 consejos para conservar tus joyas

12 consejos para conservar tus joyasPara que tus joyas estén como nuevas siempre, sigue estos consejos y verás como te volverán a brillar!!!

  • Procura de no guardar las joyas en un mismo estuche. Así evitaras los roces entre ellas y conseguirás que no se rayen.
  • Limpia las joyas de oro y plata, con o sin piedras (diamantes u otras gemas) con jabón neutro, un cepillo suave y agua tibia. Después enjuaga con abundante agua y sécalo, la pieza te quedara como nueva.
  • Evita los golpes de tus joyas a superficies duras y cambios de temperatura extrema. Los diamantes, al contrario que otras gemas, no se rayan, pero pueden romperse. Las alianzas, pulseras y sortijas con diamantes u otras piedras preciosas deben tratarse con especial cuidado ya que las gemas están sometidas al uso diario y continuado.
  • Evita el contacto de tus joyas con mercurio, este lo atacar de forma permanente. En caso de producirse, será urgente que lleves esa pieza a una joyería para que eliminen el mercurio en su taller.
  • La plata se oxida con el aire y se puede limpiar fácilmente con una gamuza no abrasiva.
  • Las joyas con esmalte son especialmente sensibles a los golpes y también a los productos químicos.

  • Las perlas y corales merecen una atención especial. Son de origen orgánico y pueden ser atacadas por cosméticos, lacas, perfumes o colonias. Para limpiarlas, un paño de algodón húmedo y una gota de jabón neutro es lo más adecuado.
  • El oro blanco de 18 quilates es una aleación de oro fino paladio y otros metales. Su color real es gris por lo que siempre lleva un acabado de rodio para conseguir el color blanco característico. Este acabado se desgasta con el uso y el roce. La solución es pulir periódicamente la pieza y darle de nuevo su acabado de rodio, dejándola como nueva.
  • No es aconsejable mojar las pulseras con cierre de imán ya que este se oxida con el agua y deja de hacer contacto.
  • Las joyas con filamento entrelazados, cuero o piel… es mejor no bañarse o ducharse con ellas ni limpiarlas con agua y jabón. Es conveniente someterlas a una limpieza profesional.
  • Es recomendable hacer una revisión periódica del encastre de las piezas con gemas, especialmente las sortijas y pulseras, así como el enhebrado de collares de perlas.
  • No intente manipular sus joyas. Las joyas nunca deben forzar, torcer, cerrar o apretar. Si desea realizar cualquier modificación, confíela a su joyería de confianza donde se la llevaran a un taller especializado y con extremo cuidado.
    Vía: Tous
Te puede interesar

Deja un comentario